Café Político

 

 

Morena: ¿las campanas o la procesión?
Oposición: peleas arriesgan lo que quedó
¡Que no se enoje contigo el Presidente!
 

  Al affaire del fideicomiso de Morena, el cual en su momento será resuelto por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, ha puesto en evidencia que, ganada la Presidencia, pareciera que hay un vacío en la dirigencia de Morena.

  Por esa razón el virtual Presidente Electo Andrés Manuel López Obrador ha salido a encabezar el pleito por el fallo de la comisión de fiscalización, y paradójicamente ha retomado su narrativa de campaña.

  Aunque es evidente que lo hace con entusiasmo, porque es lo que disfruta, pero tiene que llegar el momento, antes o después del uno de diciembre en que defina quien administrará el partido, pues no se puede tocar las campanas y andar en la procesión.

 

 

2019: ¿cómo lidiar con una recesión?
No auspiciemos comités de salud pública
¿Llega Cárdenas a Petróleos Mexicanos? 

  En EL ECONOMISTA, algunos especialistas advierten al próximo gobierno tomar previsiones para una eventual y probable recesión de la economía norteamericana, la cual, inevitablemente, repercutiría en los programas económicos de la nueva administración.

  Hace 18 años, José Ángel Gurría, ya por salir el gobierno de Zedillo, recomendó al entrante gobierno foxista un ligero aumento al déficit presupuestal. “Tendrán dinero para el primer año y no romperán la inercia del crecimiento”, sugirió.

  La gente de Fox, atrapada en el concepto de presupuesto sin déficit, desoyó el consejo. Llegó la recesión de Estados Unidos y, no sólo se rompió la inercia del crecimiento, se estancó por todo el sexenio.

 

 

IMSS: amenaza de desestabilización sindical
¿Hay acuerdo entre Monreal y Martí Batres?
En diciembre redefinen relación con los medios 

  Aprovechando el necesario vacío que se crea en el interregno de la transición de gobierno, ex dirigentes sindicales del Instituto Mexicano del Seguro Social intentan agitar a los 400 mil trabajadores sindicalizados y 200 mil jubilados.

  Es difícil aceptar la versión de que los apoya algún político vinculado al nuevo gobierno, pues, aunque el pretexto sea la “democracia sindical”, se antoja difícil que el nuevo gobierno quiera recibir un IMSS con problemas laborales.

  Sería irresponsable que alguien, por la libre, se lance a trastocar la paz laboral del instituto, factor que ha permitido que haya resuelto, por ahora, su viabilidad financiera. Le dejarían la víbora chillando al ex panista Germán Martínez Cázares.