Comentario con López Dóriga

Extinción de dominio

   Uno de los grandes pendientes de nuestra democracia es contar con un sólido Estado de Derecho.

   Con ese objetivo se aprobó el nuevo sistema penal acusatorio, con toda su carga de exigencias de pruebas para presentar a los tribunales. Le faltan piezas, pero también sobran.

   Me saca ronchas la ley de extinción de dominio que liquida los bienes de los acusados antes de ser declarados culpables.

   No dudo de la veracidad de las acusaciones contra el exgobernador de Chihuahua, César Duarte, pero sin ser presentado todavía ante un juez, ya rematan sus bienes.

   Eso, creo, es una barbaridad legal. ¿Qué pasa cuando un acusado es declarado inocente y sus bienes ya los vendió el gobierno?