Cambia el tono

  Como ya lo habías advertido, Joaquín, el Presidente Enrique Peña Nieto ha fijado una clara, clarísima, posición del gobierno de México ante el tono ofensivo de Donald Trump al anunciar el despliegue de soldados de la guardia nacional en la frontera con México.

  Reacciones favorables de casi todos los sectores ha recibido el Presidente Peña Nieto, salvo los aferrados, los de siempre, los que ni por la dignidad y el orgullo de México hacen a un lado las telarañas que les cubren el cerebro.

  A esos, Joaquín, hay que dejarlos por imposibles.

  Esta mañana, el canciller Luis Videgaray sostuvo que el tono del mensaje del Presidente de México no afectará las negociaciones del TLCAN. En otras palabras, aquí no ha pasado nada.

  Con todo respeto al canciller, Joaquín, creo que se equivoca. El Presidente Peña Nieto marcó un límite a lo que el gobierno de México está dispuesto a tolerar, una línea que, sin olvidar la importancia de la relación con Washington, cambia, para bien o para mal, el tono de la relación entre México y Estados Unidos.