Comentario con López-Dóriga

El viejo TLCAN, sigue tan campante

   Son tantos detalles políticos y técnicos los que involucra no el acuerdo, sino, como lo escribes hoy, el entendimiento entre México y Estados Unidos sobre un acuerdo comercial que los ciudadanos de a pie terminamos por no entender bien a bien lo que pasó ayer en Washington.

    Ya no sabemos si el acuerdo es bilateral o trilateral, no sabemos si Canadá está o no está, como tampoco sabemos si el Senado norteamericano aprobará lo firmado.

    Lo que sí sabemos hasta los más duros de entendederas es que los negociadores mexicanos parecen estar cerca de que terminen larguísimos meses de negociaciones y de lidiar con los caprichos de Washington.

    No creo que todo esté tan mal, como alegan tantos malquerientes del gobierno peñista, pues hasta el Presidente Electo está satisfecho con lo firmado.

    Algo que no debemos olvidar es que, mientras la Casa Blanca arregla sus diferencias con Canadá y con el Senado norteamericano, el viejo TLCAN, sigue tan campante y así seguirá cuando menos hasta finales de 2019.

   Eso, hasta los que somos de cabeza dura lo entendemos.