Comentario con López-Dóriga

El tiempo dirá

   Sólo quien haya llegado de otro planeta puede decirse sorprendido por la cancelación de la obra del nuevo aeropuerto de Ciudad de México anunciada esta mañana por el Presidente Electo Andrés Manuel López Obrador.

   Desde la semana pasada se había dicho en este tu espacio que la llamada consulta nacional era el ejercicio político de un partido político, en este caso Morena, para de alguna manera darle respaldo a la decisión que desde antes de las elecciones había tomado el hoy Presidente Electo.

   Respaldo y cobertura política que quiso tener para la que sabía inevitable confrontación con grupos de poder económico al cancelar la obra en Texcoco.

   A su decisión la respaldaron sus asesores al idear eje aeroportuario Toluca, Santa Lucía y aeropuerto Benito Juárez, como opción a la obra por cancelar. Le convencieron que, a la vez que cumple con una promesa de campaña, en tres años habrá resuelto a largo plazo la saturación del actual aeropuerto.

   El tiempo dirá si acertaron sus asesores. Si no, los asesores pagarán por su mal cálculo. Así es la política.