Comentario con López-Dóriga

Gobiernos paralelos

    Fueron días violentos los días de la Semana Mayor, marcados sobre todo por la matanza de 14 personas en Minatitlán, Veracruz, a manos de grupos criminales que, allá en Veracruz, como en Guanajuato, Ciudad de México y tantas otras de la República parecen imponer gobiernos paralelos a los elegidos en las urnas.

   Son gobiernos paralelos porque las bandas criminales recolectan impuestos, mediante las extorsiones, el cobro de derecho de piso y la imposición de sanciones que van desde incendiar los establecimientos de los que pagan, hasta asesinarlos, como ejemplo.

    Mientras los políticos se entretienen en discutir plazos o los detalles de las leyes de la Guardia Nacional o, como en Veracruz, en riñas entre autoridades y fiscalías, los ciudadanos de a pie se sienten indefensos.

   A pesar de todo, la ventaja del gobierno es que, para la mayoría, conserva su credibilidad. Al menos hasta ahora.