Comentario con López-Dóriga

Serenidad, mucha serenidad

   Dura, enérgica, la carta del Presidente López Obrador al mandatario estadunidense Donald Trump, pero también convoca al diálogo, para lo que estará en Washington el canciller Marcelo Ebrard el tiempo que sea necesario.

   Esta mañana, Trump retoma el argumento de que durante muchas décadas México se ha aprovechado de Estados Unidos, pero no es respuesta directa al Presidente López Obrador. No cierra la puerta.

   Respaldemos al Presidente en esta crisis diplomática que puede convertirse en crisis comercial y económica.

   Creo, Joaquín, que, en estas crisis, el Presidente debe dejarnos a nosotros, a los ciudadanos, las reacciones emocionales, y no permitir que los provocadores profesionales, de allá y de aquí, le calienten la cabeza. Serenidad, mucha serenidad.