Comentario con López-Dóriga

Pagar el costo

  Un hacendado preguntó a su modesto vecino cuánto quería por su caballo, "tres mil pesos", fue la respuesta. "Ese caballo no vale ese dinero", reprochó el hacendado, "si, le dijo el vecino, pero yo no quiero venderlo, es usted quien quiere comprarlo".

  Así la Casa Blanca tenía sus razonas para querer la aprobación del T-MEC, pero a México le urgía.

  Hay sectores insatisfechos, ¿por qué esperábamos otra cosa? El acuerdo sólo refleja la histórica asimetría entre México y Estados Unidos.

  Sería peor no tener el T-MEC. Por eso, Joaquín, vale la la historia del caballo. ¿queríamos o no el tratado comercial? Si, por eso firmamos. Pues estemos listos para pagar el costo.