Café Político

 

 

Desafío: ¿la cabra tira al monte?
Dilema: austeridad vs seguridad
La rudeza de la transición en 1976 

   No sorprendió que la sesión de Congreso General para el arranque de la LXIV Legislatura fuera una réplica de las estridencias y gritoneos de la campaña. Y así seguirá, mientras el Presidente Electo siga en campaña.

   Deben serenarlos, al menos lo suficiente para que no dificulten las tareas legislativas que tanto importan al próximo gobierno, tarea difícil, pues la bancada de Morena y su aplastante mayoría son como olla de tamales, hay de dulce, de chile y de manteca.

   Fue evidente que el coordinador Mario Delgado buscó complacer a las voces más estridentes del morenismo. Por una vez, está bien, pero tendrán que aplicar algo de disciplina, porque quedó clarísimo que, lamentablemente, la cabra tira al monte.

 

 

Morena: no sueñen, la disciplina será dura
¡Fuera autos, dicen! Bien, pero hay normas
¿Y los desaparecidos después de diciembre? 

   La mayoría aplastante de Morena en el Congreso es garantía de que nadie se opondrá a las iniciativas que promueva de aquí a diciembre y después de diciembre el licenciado López, pues saben que sin él no son nada.

   La formación de las bancadas mayoritarias de senadores y diputados más grandes desde hace treinta años incluye muchas y las más diversas tendencias, como las había en el viejo partido hegemónico.

    Muchos intentarán empujar sus personales agendas políticas. Ni lo intenten, pues desde su fundación, en Morena no se han tolerado indisciplinas. Si sus agendas amenazan la unidad del partido y la bancada, podrían sufrir un rudo despertar.

 

 

Oaxaca y la maldición de la CNTE
Congreso: ¿consenso? ¿es en serio?
¿Y la equidad de género? ¿La qué? 

   Quienes estamos familiarizados con la violencia ejercida por la CNTE sobre Oaxaca, sabemos que los dirigentes de la sección 22 han violentado a los oaxaqueños y asfixiado a la economía de la entidad, una entidad que tanto depende del flujo de turistas.

   Los agobiados oaxaqueños se asombraron al enterarse que el Presidente Electo instruyó al designado titular de educación Esteban Moctezuma “iniciar gestiones para la liberación de los presos políticos de la Coordinadora”.

   Nadie le dijo que son reos de delitos del fuero común, y muchos, culpables de secuestro. Por eso, al escuchar del próximo Presidente cómo se condolió de los “profesores”, los oaxaqueños repitieron su lamento: “… ahora sí que ya nos olvidó Dios”.