Café Político

 

 

Los radicales en Morena, un dilema
Calan el temple del gobierno de México
Comercio: ¿y el diálogo en Washington?

   Hasta hoy ha logrado el Presidente Andrés Manuel López Obrador imponer su pragmatismo político a los disímbolos grupos que integran Morena y, sobre todo, ha podido impedir que prevalezcan los más radicales de su partido y su gobierno.

   La primeras dos alternancias democráticas del poder no dejaron, por diversas razones, contenta a la compleja y heterogénea sociedad mexicana. La tercera, dicen, les da su oportunidad a las izquierdas.

   El dilema del Presidente López Obrador es impedir que prevalezcan en su partido y su gobierno las visiones más radicales, las de los nostálgicos del “socialismo real”, los que algunos han llamado “prófugos del Kremlin”.

 

 

¿Aflojarán el puño con la Guardia Nacional?
Pemex: la apuesta del “sindicalismo libre”
Cuidado, resienten austeridad en el IMSS

   Quizá para la primavera esté lista para funcionar la Guardia Nacional con el diseño que, pese a todo, hizo el gobierno lopezobradorista. Así podrán poner a prueba todas las premisas con que emprenden la lucha anticrimen.

   No será fácil la batalla contra las bandas criminales de todos tamaños que operan a lo largo y ancho de la República, porque a ellas, como a los ciudadanos de pie, les vale la discusión sobre “constitucionalidad y militarización” que encendió al círculo ojo.

   La lucha anticrimen es clave para afianzar al gobierno de la 4T. Sin embargo, ese esfuerzo puede frustrarse si sobre el pragmatismo prevalecen los prejuicios ideológicos. Dicen los boxeadores aflojar el puño al golpear hace que se fracture la muñeca.

 

 

Guardia: ¿los mesmos, pero devididos?
PRI: véanse en el negro espejo del PRD
¿Irán ahora contra el sistema de salud? 

   Una buena operación política en el Senado logró respaldo unánime a la reforma constitucional que crea la Guardia Nacional, aunque con reformas a la minuta recibida de la Cámara de Diputados.

   La reacción en el Palacio Legislativo de San Lázaro del coordinador de la mayoría de Morena Mario Delgado, sin embargo, no fue tan entusiasta y aseguró que revisarán lo aprobado en algo que parece augurar nubarrones en el paraíso.

   Aunque la iniciativa presidencial la conviertan en competencia entre exégetas del pensamiento presidencial, en realidad dejan la impresión de que, como los viejos revolucionarios, son de los mesmos, pero andan devididos. ¿Y la Guardia? ¿Y la seguridad?