Café Político

 

 

Yeidkcol, ¿elección decidida?
Histeria por la violencia política
SCJN, custodia de su autonomía
 

  Ha dicho la dirigente de Morena Yeidkcol Polenvsky que ¨la elección está decidida¨, lo cual constituye una descarada falta de respeto a las y los ciudadanos que han sido convocados para ir a votar el próximo domingo.

  Afirma que las encuestas han mantenido como puntero en la campaña presidencial a López Obrador, y parece no haberse enterado que para decidir el resultado de la elección hacen falta los votos de los ciudadanos.

  Si ni siquiera se ha celebrado la elección, la señora Polenvsky tendría que explicar quién, o quiénes decidieron una elección que todavía no se ha efectuado. Licencias declarativas de fin de campaña, uno supone.

 

 

¿Cuándo fueron funcionarios de casilla?
Alguien tiene que amparar a Sedena
Iguala, mentira, no quieren justicia 

 A cinco días de las elecciones, ya empezaron los rezongos porque el conteo rápido no puede ser más veloz y empiezan a reprocharle al INE no anuncie los resultados para satisfacer a quienes, desde hace muchas semanas, ¨ya se vieron¨.

  Ayer, en Acapulco, el candidato de Morena, Andrés Manuel López Obrador dijo que ¨ni modo que en estos tiempos de tecnología no se pueda tener acceso a la información desde temprano¨, prueba que nunca ha sido funcionario de casilla.

  Como muchos, no sabe – o ya olvidó- lo farragoso de las tareas cuando cierra una casilla, tarea subestimada por tantos que nunca han dado gratuitamente su tiempo para una tarea cívica.

 

 

Morena, ¿se les olvidó el futbol?
Seguridad, ¡ese sí es un socavón!
PRI, ¿alcanzarán a remendar?

  El pasado sábado, durante el cierre de campaña del candidato presidencial de Morena, Andrés Manuel López estuvieron casi vacías las gradas superiores del Estadio ¨Pirata Fuentes¨, lo cual atribuyen a sabotaje del gobernador veracruzano Miguel Ángel Yunes.

  El mandatario jarocho es capaz de eso y más, pero, es posible que los encargados de la movilización de partidarios de Morena se creyeron que el carisma de su candidato podría superar con creces el atractivo del futbol.

  Un error estratégico, pues a los organizadores de la gran concentración y al mismo candidato alguien debió decirles el error que cometían al programar el mitin a la misma hora del partido México-Corea del Sur. O se los dijeron, pero no creyeron que importara.