Café Político

 

 

EPN-AMLO: los personales estilos
Seguridad, cuidado con los recortes
No nos achiquemos por la austeridad 

  Ayer, en Palacio Nacional en la reunión de sus gabinetes, el legal y el designado, el Presidente Constitucional Enrique Peña Nieto y el Presidente Electo Andrés Manuel López Obrador, forzados por algunas preguntas periodísticas lograron la confrontación pública de sus respectivas visiones de la República.

  Y permitieron apreciar dos estilos abismalmente diferentes en su concepción de la gobernanza y hasta en su concepción del período mismo de transición. Para el Presidente Peña Nieto será una entrega civilizada, como conviene a la República un relevo republicano y democrático del poder Ejecutivo.

  Para el Presidente Electo, fiel a su ser, el período de transición es, con algunas variantes, una innecesaria prolongación de la retórica de la campaña. Ya veremos cuando confronte al México real, a ese México de dura cerviz.

 

 

Confrontar diagnósticos con realidad
La Segalmex se parece a la Conasupo
¿Por qué encarcelaron a “La Quina”? 

  Hoy, se reunirán los dos gabinetes, el Constitucional del Presidente Enrique Peña Nieto y el designado por el Presidente Electo Andrés Manuel López Obrador, y, a partir de este momento se efectuarán las reuniones entre los titulares y los designados de las dependencias del Ejecutivo Federal.

  Hasta ahora, deben reconocerlo los “designados”, muchas declaraciones y diagnósticos se apoyan en cálculos a partir de información pública y algo de la que les han compartido.

  Así que, los designados tienen 133 días para confrontar sus cálculos y premisas con la realidad de la administración federal que poco a poco irán conociendo. Más vale estar sentados, pues algunas de sus más adoradas premisas podrían deshacerse ante el verdadero escenario.

 

 

Morena: es la disciplina, estúpidos
Receta periodística de Woldenberg
¿Nos consultarán todos los asuntos? 

  El próximo domingo celebrará el Movimiento de Regeneración Nacional, Morena, una asamblea durante la cual, según anunció la presidente nacional Yeidckol Polenvsky, se harán cambios en los estatutos que han permanecido inamovibles desde que se fundó.

  Entre los cambios que se harán, según dijo, será que “en Morena está prohibido hacer corrientes o como se llamen grupos facciosos, so pena de ser expulsados. Si alguien hace tareas que dividan a Morena será expulsado, dijo.

  Desde principios de año, en este espacio, se advirtió que una de las claves del éxito de Morena ha sido que Andrés Manuel López Obrador impuso una férrea disciplina. No debe sorprender que ya Presidente Electo tome medidas para evitar indisciplinas como las que hicieron pomada al PRD y a otras formaciones de izquierda.