Café Político

 

 

Aduanas, la némesis de la utopía
Entre la austeridad y la miseria
STPS: hace falta la Alerta Amber

   Es oficial la renuncia de Ricardo Ahued a la dirección de Aduanas, dicen que por diferencias con sus superiores inmediatos, otros afirman que ya terminó el diagnóstico de los problemas que hacen tan difícil resolver la problemática aduanal.

  Sea como sea, ya no hay duda de que, al tener que designar un tercer titular en 16 meses de esta administración, el Presidente Andrés Manuel López Obrador decidirá el ritmo con el cual se atacarán los problemas del sistema aduanero.

   Viejo problema, viejísimo, aderezado con modernas e ilegales prácticas, la Dirección General de Aduanas, inmune a la retórica de la regeneración, amenaza con ser la némesis del Gobierno de la República, el infranqueable muro para la utopía.

 

 

Como Jalisco, la 4T nunca pierde
Funcionarios, atrapados sin salida
La ley del péndulo en la Bioética

   Seguramente son cientos de casos, o miles, los que anualmente litigan el SAT y la Procuraduría Fiscal de la SCHP ante los tribunales en los que pelean los diferendos por pago de impuestos con muchos causantes mayores.

   A todos y cada uno de ellos deben darle seguimiento, atentos a los recursos de los defensores de los causantes, recursos que, claro, son legales. No son pocos los casos con fallo adverso al fisco. Nunca más, ha dicho el Presidente de México.

   Personalmente encabezará un equipo de abogados para los principales litigios. Al Juez que falle en contra lo denunciará en la mañanera. Como en la prehistórica canción: “Jalisco nunca pierde, y cuando pierde, arrebata”.

 

 

Pauperización de las clases medias
Pandemia, se agrava la emergencia
Periodismo: lo que resiste, apoya

   Hay dinero para solventar la crisis de liquidez y fortalecer la disponibilidad de crédito en el sistema bancario, y en el otro extremo el gobierno acelera la asignación de fondos para los sectores más vulnerables.

   En esa narrativa, digan lo que digan, no se incluye a las pequeñas y medianas empresas y a los que diariamente son despedidos de sus trabajos, son las clases medias, al margen de esos ambiciosos programas.

   Como sea, en los próximos meses veremos la creciente pauperización de las clases medias, las cuales han pagado el costo social y económico de todas las crisis resultantes del fracaso de programas gubernamentales.