Café Político

 

 

Energía: sigue la partida de ajedrez
Contaminación: atrapados sin salida
Desde Palacio empujan al gobierno 

   Ayer, en Palacio Nacional, representantes de tres grandes bancos internacionales suscribieron sendos contratos para refinanciar 2,500 millones de dólares de la deuda de Pemex y renovar líneas de crédito revolvente por poco más de 5 mil millones de dólares.

    Un movimiento más en la partida de ajedrez que enfrenta al Presidente Andrés Manuel López Obrador con los críticos de sus políticas económica y petrolera, jugada con la cual contrarresta las críticas por su decisión de construir la refinería.

   Hizo de un rutinario ejercicio financiero, refinanciar deuda y renovar créditos, un ejercicio político para lo cual invitó a los banqueros y a su gabinete económico. Un astuto performance, sin duda.

 

 

Muñoz Mosqueda: ¿se soltaron los demonios?
Refinería: inevitable, no inesperada decisión
Morena: es única opción para Yeidckol 

   En Salamanca fue asesinado Gilberto Muñoz Mosqueda. Un líder sindical, dicen los medios. Sí, pero no cualquier líder sindical, es el dirigente de un sindicato nacional, uno que agrupa a más de 20 mil trabajadores de la industria petroquímica y dirigente de la CTM nacional.

   Se desconocen los móviles del crimen, pero inquieta que ocurra en momentos en que se inició una transición en el sector laboral, transición que bien puede desatar feroces disputas entre dirigentes obreros.

   Deben esclarecer el crimen, para asegurarse que no se quiere disimular un asesinato con fines políticos en medio de la ola de criminalidad de Guanajuato. Si así fuera. Prevengámonos, significaría que se soltaron los demonios.

 

 

Refinería: ¿es buena o mala decisión?
Guardia Nacional: no pospongan leyes
¿Ecocidio en Mayorazgo? Quizá, pero… 

   Escépticas las reacciones más moderadas a la decisión presidencial para que Pemex y Sener construyan la nueva refinería en Dos Bocas, Tabasco, declarando desierta la licitación a la cual habían convocado a empresas extranjeras.

   Hay, claro, agrias críticas de quienes, por sus propias razones, están en desacuerdo con el proyecto lopezobradorista de la refinería. La decisión es un hecho. Esperemos a cotejar opiniones con la realidad, lo cual exigirá tiempo.

   Demasiadas objeciones para quienes somos legos en asuntos petroleros, lo cual para opinar nos deja el recurso de esperar y quizá, si nos fuerzan a opinar, usemos aquella frase de don Manuel Bernardo Aguirre: “ni nos beneficia, ni nos perjudica, sino todo lo contrario”.