Café Político

 

 

En serio ¿quieren zangolotear al SAT?
Hay prioridades, señora Sheinbaum
Ferrando Bravo, nadie quiere pleito 

   En el Congreso ya manejan iniciativas para “transformar” al Sistema de Administración Tributaria, al SAT, una de las instituciones más profesionales de la administración pública federal, con funcionarios de sólida formación.

   Intentan “flexibilizar” los requisitos para sus funcionarios, especialmente para quienes puedan aspirar a ser titulares del SAT, lo cual significará un imprudente e innecesario zangoloteo.

   En el SAT, como en otras instituciones financieras federales, el Estado Mexicano, desde hace más de medio siglo, ha logrado la formación de un auténtico servicio profesional de carrera, la aspiración de toda democracia.

 

 

¿Sin déficit el presupuesto? Cuidado
Migrantes: la cuadratura del círculo
Distinto, el lenguaje de los auditores

    Afirman que Alfonso Romo, Carlos Urzúa y Gerardo Esquivel andan ocupados en serenar los ánimos empresariales, tan inquietos por la cancelación del aeropuerto en Texcoco y aseguran a quien quiere oírlos que el presupuesto de 2019 será un presupuesto sin déficit.

   En noviembre de 2000 se aconsejó al entrante gobierno de Vicente Fox que incluyera un déficit de un poco más de 2 por ciento, muy manejable para una economía que crecía casi al 6 por ciento, porque había leve recesión en Estados Unidos.

   No quisieron. Habían ofrecido presupuestos sin déficit. Hubo recesión norteamericana, México perdió el impulso y ya no lo recuperó. Vale, porque los expertos norteamericanos calculan habrá una leve recesión de 2019. ¿Repetiremos la historia?

 

 

Congreso, la agenda es del Ejecutivo
Todos se suben al tren de los migrantes
Propuesta para reglamentar reforma laboral 

   Ayer por la tarde se reunió el Presidente Electo Andrés Manuel López Obrador con los legisladores de Morena de las dos Cámaras del Congreso para revisar las prioridades legislativas del gobierno de la Cuarta Transformación.

   Uno supone que, los coordinadores, presidentes de mesas directivas y todos los senadores y diputados morenistas ya tienen claro que, aunque habrá margen para algunas agendas personales, éstas se subordinarán a la agenda del hoy Presidente Electo y ya pronto Presidente Constitucional.

   Quienes no hayan entendido, o harán como que no entendieron, pronto se les demostrará lo que significó que el uno de julio los mexicanos votaran por el regreso de olvidados hábitos políticos del pasado, claro, adaptados al siglo 21.