Café Político

 

 

México-EU: ¿una nueva etapa en la relación?
¿Quién fijará los límites de la austeridad?
La práctica del altruismo de temporal 

  Ayer habló Marcelo Ebrard, designado canciller para el próximo gobierno, que con la visita de personajes de primerísima línea del gobierno norteamericano se inicia una nueva etapa. Quizá, pero hay que prevenirse.

  En 1981, José López Portillo acudió a Grand Rapids, Michigan, para acompañar a Ronald Reagan a inaugurar una biblioteca, Reagan interpeló a López Portillo sobre un acuerdo con Francia sobre El Salvador.

  López Portillo explicó simplemente el alcance del comunicado con los galos. Mientras los mexicanos preparaban su comunicado, los norteamericanos, en un “briefing” dijeron que el “había ido a dar explicaciones”. ¿Tanto habrán cambiado?

 

 

México-EU: la primera impresión cuenta
Programa de seguridad es un rompecabezas
Morena será partido, no sólo movimiento 

  El próximo viernes estará en México un grupo de los miembros más importantes del gabinete del gobierno de Donald Trump, encabezado por el Secretario de Estado Michael Pompeo, y claro, el asesor Jared Kushner, yerno del mandatario estadunidense.

  El señor Pompeo se entrevistará con el Presidente Peña Nieto y luego, el viernes, irá a la Colonia Roma, al cuartel general de Andrés Manuel López Obrador, visita que se realizará, según Marcelo Ebrard, sin resguardo del norteamericano servicio secreto.

  Impensable que la comitiva de los altos funcionarios estadunidenses no cuente con seguridad en su recorrido. Veremos qué impresión causa que al término de la reunión la falta de seguridad propicie asedio desacostumbrado. La impresión puede marcar la relación del sexenio.

 

 

Aeropuerto: el oír, pero no escuchar
AMLO: no cederá facultades legales
Chihuahua: los renglones torcidos 

  Esta semana, ha dicho el propuesto titular de Comunicaciones y Transportes del próximo gobierno, Javier Jiménez Espriú, según dice nota de EL ECONOMISTA, que la próxima semana se inician reuniones técnicas con los actuales funcionarios del sector.

 Pareciera pues que han aceptado que el tema del aeropuerto no se puede quedar en la ambigüedad declarativa, como esa de que todavía se analizan tres opciones para la obra del nuevo aeropuerto de Ciudad de México.

  Dijo que la tercera opción será la operación simultánea del actual aeropuerto y el de Santa Lucía. O sea, que oyen, pero no escuchan, pues todos los especialistas, hasta los más reconocidos internacionalmente afirman que tal posibilidad es técnicamente absurda.