Café Político

 

 

Nadie gana si colisionan IP-Gobierno
¿Importan riesgos de personal de salud?
Aquella mexicanización de la electricidad

   La concepción personal del poder presidencial parece dominar acciones y maniobras del gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador, pero, en las crisis de hoy exacerban peligrosamente los ánimos.

   El Gobierno de la República es un aparato grande y pesado y sus dimensiones hacen difícil vencer las inercias resultantes de órdenes presidenciales y, las actuales circunstancias, puede llevar a una inconveniente coalición con el sector empresarial.

   Palacio debe ser firme para destensar el ambiente y evitar que se revivan desencuentros que, como en el pasado, harán damnificados económicos y sociales a quienes sólo somos espectadores, a los 125 millones de mexicanos.

 

 

Un reto, Donald Trump en campaña
Federalismo, la pandemia lo fortalece
Izquierdas, no todos del mismo molde

   Una ominosa señal salió ayer de la Casa Blanca, cuando el Presidente estadunidense Donald Trump lanzó la idea de que Estados Unidos no debiera importar ganado vacuno, que sus productores le pueden dar autosuficiencia.

   Se anunciaban ayudas a la industria agropecuaria, pero aprovechó para cortejar clientelas, algunas proclives a cerrar la frontera a todos los que compitan. La nota vale porque México exporta ganado en pie.

   Además de los ganaderos, hay otros muchos intereses listos a dar su voto a cambio de protección contra la competencia extranjera. Con el inquilino de la Casa Blanca en campaña por la reelección, el gobierno mexicano debe intentar se respeten acuerdos comerciales. Caso, por caso, claro, para no hacernos bolas.

 

 

Ramírez Cuéllar: ¿amago o profecía?
Pleito sindical amaga la reapertura
Guardia Nacional, la misma fórmula

   Vaya polémica armada por el dirigente nacional interino de Morena Alfonso Ramírez Cuéllar con su propuesta de que el INEGI ingrese a todos los hogares para sacar información financiera, bursátil e inmobiliaria. Final de la privacidad.

   Aunque hubo discusiones acaloradas ayer, conforme avanzó el día creció la percepción de que se trataba de una cortina de humo, burdo intento de distraer a la opinión pública del inminente páramo económico.

   Un amago tosco para también amedrentar adversarios, para que cuando aprueben pesados gravámenes patrimoniales, los afectados respiren aliviados, como aquel que agradece que no le disparó el ladrón que le acaba de robar su cartera y su quincena.