Café Político

 

 

Confundidos, en el tema de seguridad
¿Excesiva "austeridad" en Cofepris?
¿Aceleraran la agenda Monreal y Delgado? 

   Es satisfactorio que el pasado fin de semana se haya reunido con el Presidente Electo su designado gabinete de seguridad, incluidos ya los futuros titulares de la Defensa y la Marina para empezar a afinar lo que será la estrategia del próximo gobierno.

   Satisfactorio porque en esas reuniones seguro de disiparán confusiones de algunos de los futuros funcionarios, como la doctora Loretta Ortiz Ahlf, pues ha expuesto premisas que parten de una mala interpretación de la realidad.

   Por ejemplo, de cómo funciona la estructura del nuevo sistema de procuración de justicia y quién hace qué, pues si bien tiene razón al criticar la poca instrucción de los policías, se equivoca a suponer que son ellos quienes investigan los delitos.

 

 

AMLO: ¿la confrontación era el camino?
Si olvida su pasado, el PAN se difuminará
De candidatos, mandatarios y amistades 

   Algunos creen que la intensa polémica provocada por el Presidente Electo Andrés Manuel López Obrador en torno a las obras del nuevo aeropuerto de Ciudad de México podría definir el estilo sexenal.

   Es posible, pero también hay quienes se preguntan por qué no escogió un camino menos controversial para tomar una decisión para la cual tendrá facultades hasta dentro de 37 días.

   Y sospechosistas como somos, no son pocos quienes afirman que la polémica fue calculada provocación, ser una cortina de humo; pero nadie sabe decir que ocultaría tal cortina, si es que existe.

 

 

Seguridad sin guerra, garantizan
Morena, ¿coinciden las agendas?
Odebrecht lo intentó de nuevo
 

   Al clausurar los llamados foros de pacificación, el Presidente Electo Andrés Manuel López Obrador dijo no apostar a la guerra, "que no haya masacres" y garantizó la paz sin el uso extremo de la fuerza.

  Respetable convicción ideológica, pero también una prematura renuncia a utilizar a plenitud las facultades presidenciales, pues hizo el compromiso de no ordenar nunca la represión.

   Riesgoso, pues desde Palacio Nacional puede responder por el grado de violencia que usa el Estado, pero ¿cómo responder a los embates de las bandas criminales, sin principios, sin convicciones ni escrúpulos?