Café Político

 

 

Sí, la Federación como suplente
Adiós, sistema anticorrupción
Embajadas, sin candil en la calle 

  Ayer, en el auditorio del Colegio Militar, se celebró la reunión de todo el aparato gubernamental que participa en las tareas de seguridad de la República, convocado para escuchar a quienes conducirán la estrategia.

  Habló el Presidente de la República, quien detalló los fundamentos de la nueva estrategia, los mismo planteados durante su campaña, pero también advirtió de los errores de la estrategia de sexenios anteriores.

  Volvió a señalar como objetivo el combate a los delitos que más afectan a la población: los delitos del fuero común, los cuales, vale apuntar, hasta ahora han sido responsabilidad de los gobiernos estatales.

 

 

Salarios: ¿le decimos al Presidente?
Ideologizadas agendas del gabinete
CDMX: ¿mantendrán el orden? 

   Ya empezaron a cundir los reclamos de los empleados menores del gobierno federal, por la supresión de compensaciones, de horas extra y hasta de los vales de despensa, pero nadie quiere darse por enterado.

   Es cierto, como dice el Presidente López Obrador, que la mayoría de los sueldos de los altos mandos se verán reducidos, pero abajo se resienten recortes, hasta los diputados le rebajan el sueldo a los de limpieza.

   Tal parece que el equipo del Presidente omiten lo detalles, los diabólicos detalles al informarle sobre los recortes en las dependencias. Y, como en una vieja novela, aún no responden a la pregunta: ¿se lo decimos al Presidente?

 

 

Todo federal, ¿y los gobernadores?
Recorte: no sólo a altos mandos
Huachicoleros: ¿cuál estrategia?
 

   Se anunció que la batalla contra la inseguridad no será sólo contra las bandas criminales de la delincuencia organizada, sino también contra los delitos del fuero común.

   El gobierno federal asumirá el control del sistema educativo nacional y, se asegura, está por anunciarse la federalización de los sistemas de salud de las entidades federativas, lo cual abre una interrogante.

   Si se libera de esas cargas y responsabilidades a los gobernadores de los Estados, quizá sea necesario que el gobierno de la Cuarta Transformación explique cuál será el rol de los mandatarios estatales. ¿Privilegiados observadores?