Café Político

 

 

¿Quién le dice la verdad al Presidente?
T-MEC, ¿leyes de avanzada o ataduras?
Cambios: ¿Quiénes son los ganadores?

   La urgencia de recursos para los programas prioritarios del Gobierno de la República ha exigido ir más allá de la narrativa de la austeridad, aquella de “gobierno rico, pueblo pobre” y se ha convertido en obligatoria doctrina de la austeridad.

   Nadie favorece los derroches, pero la restricción del gasto público, los recortes a machetazos, como el de gastos generales que elimina muchas computadoras en las dependencias, parece ir más allá de los límites de la prudencia.

   Nadie, al parecer, escucha la advertencia de que la austeridad ya daña la operatividad de la administración. Es hora de que alguien recuerde que la mejor expresión de lealtad es decirle la verdad al Presidente, aunque se juegue el puesto.

 

 

Meta, recuperar el poder presidencial
A prueba Morena por el tribalismo
CDMX: no ceden las mentes maestras

   Aquí contamos como siendo Jefe de Gobierno de CDMX, el hoy Presidente, Andrés Manuel López Obrador le dijo al entonces secretario general del PRD Carlos Navarrete: “Tanto poder han quitado al Presidente que ya es muy difícil gobernar”.

   Ese es el diagnóstico que hace casi veinte años tiene el actual Jefe del Estado Mexicano del gradual y sistemático acotamiento de los poderes de la Presidencia que se hace desde los años noventa.

   Muchos rechazamos la diaria defenestración presidencial de los organismos autónomos, pero vemos riesgosa e inaceptable, aunque lógica, su meta de recuperar todo el poder que el siglo pasado tuvo la Presidencia Imperial. Lo dicho, un deja vú.

 

 

Deja vú: no provoque enojo presidencial
EU: ¿cómo complacemos al maquinista?
STPS: Mucho cuidado con lo que deseas

   Un Presidente de los años dorados, tan añorados por la 4T, recibió en Los Pinos a un viejo amigo, quien durante la charla le contó cómo marchaba su empresa de comunicación que recién había inaugurado.

   Y le dijo: “Escucha este consejo de tu amigo. Nunca hagas nada que provoque el enojo del Presidente de la República, ni siquiera de este Presidente que es y seguirá siendo tu amigo”.

   Recordé la historia al escuchar al Presidente hablar con desapego, para decirlo en bonito, hacia la Comisión Nacional para Prevenir la Discriminación. Desapego que refleja el enojo presidencial. Ni la 4T es capaz de cambiar la condición humana.