Café Político

 

 

Avanza ley de seguridad interior
La otra elección, la del Congreso
El serio dilema de Nueva Alianza

   A la hora de pergeñar estas líneas se debatía en el pleno de la Cámara de Diputados la ley de seguridad interior. Quizá terminen en la madrugada, pues, aunque se aprobó en lo general, se discutían más de un centenar de reservas.

  Falta que llegue al Senado, pero ha sido una polémica encendida, durante la cual han aflorado los más profundos prejuicios ideológicos y una casi irracional aversión a las fuerzas armadas.

  Llama la atención que la mayoría de las reservas a discutir las hayan presentado los miembros de la bancada panista. Una patética desmemoria. Ya olvidaron que fue un gobierno panista quien sacó a los soldados y marinos de los cuarteles para combatir al crimen.

 

 

INE: ¿se dieron un tiro en el pie?
Seguridad: los diagnósticos objetivos
¿Qué hacemos con los jubilados?

  Talleyrand, al enterarse de un crimen, dijo, ese no es un crimen, ese es un error. Fue un error el cometido por consejeros del Instituto Nacional Electoral al hacer público su descontento con el fallo del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

  La consejera Paloma San Martín, seguida de Ciro Murayama y Benito Naciff, sabedores que como todas sus decisiones el fallo del Tribunal Electoral sobre la elección de Coahuila es inapelable, lo calificaron de equivocado.

  Es un disparate, cuyas consecuencias pueden ser graves, pues su desplante daña la credibilidad en las instituciones electorales, vitales para la credibilidad en las elecciones. ¿Era necesaria darse un tiro en el pie?

 

 

PRI: la premisa es no dividirse
Condicionan ley de seguridad
En riesgo la coalición frentista

  Escribe Federico Reyes Heroles que los partidos son maquinarias para la conquista del poder y que para triunfar una premisa infranqueable: no dividirse. De alguna manera ha fijado la ruta para José Antonio Meade.

  Explica los procesos de postulaciones en el México de 2017. Afirma que la competencia es real, por lo que las postulaciones tienen que pasar por los filtros de muchas ponderaciones, hasta las mediciones de negativos de los precandidatos.

  Insospechable de ser parcial al partido en el poder, Reyes Heroles desmiente el mito de que el Presidente lo decide y afirma que la vieja fórmula para la unidad, aunque modernizada, no es un juego. “No son suicidas, quieren conquistar el poder”, concluye.