Café Político

 

 

Pandemia: las costuras de la austeridad
Sesiones del Congreso, decide Palacio
Impune el asesinato de los normalistas

   Estas líneas se pergeñan antes de la reunión del gabinete presidencial en Palacio Nacional, al convocarse a la misma hora de la diaria conferencia del subsecretario Hugo López-Gatell, es probable que uno de los temas de la reunión será la pandemia.

   Y se tendrá un plan integral para enfrentarla y también a las consecuencias económicas, políticas y sociales que México debe sortear, entre las cuales están los dineros que harán falta.

   Dicen que dispondrán de 3,500 millones de pesos para los insumos para la pandemia, pero, si aún no los compran, ¿quién garantiza que los conseguirán al precio calculado? Capaz que rechinan las costuras de la austeridad republicana.

 

 

Si, México está conectado al mundo
Ignoran a productores agropecuarios
Segob y erróneo enfoque de la justicia

   Más allá de la desigualdad, es un hecho irrefutable que, a querer o no, para la mayoría de la población los medios le muestran lo que pasa en el mundo, según sea la preferencia de cada quien.

   A través de esa ventana  la mayoría de los hogares mexicanos supo de los estragos del coronavirus, primero en China, luego en Europa y Estados Unidos, con drásticas medidas que han aislado a ciudades enteras, para impedir el contagio.

   Ha llegado a México y, si bien el Gobierno informa diariamente de cómo hasta ahora está la pandemia en etapa inicial, es difícil evitar las compras de pánico. Cierto, no son racionales, como no lo es el primario instinto de supervivencia.

 

 

La agenda de la Nación en Palacio
Hospital de Pemex: gracia o justicia
Retener maquiladoras, en nuevo reto

   Innegable que el Presidente Andrés Manuel López Obrador tiene el derecho a impulsar agresivamente su personal agenda de gobierno, esbozada en sus compromisos de campaña, pero ajustarla a la cambiante realidad nacional.

   Sólo la obcecación de algunos “halcones” de Palacio puede negar el cambio implicado por la suma del reto de la pandemia y la guerra petrolera, con sus consecuencias políticas, sociales y económicas.

   Nadie espera que Palacio ya no impulse la agenda presidencial, pero sí que la sincronicen con las exigencias de la cambiante realidad, exigencias que son la agenda de la Nación. La clave de un gobierno exitoso.