Café Político

 

 

Muñoz Ledo propone acotar a AMLO
Sheinbaum y la trampa inmobiliaria
Al Congreso se le acaba el tiempo 

   Es posible que el equipo jurídico del Presidente Electo Andrés Manuel López Obrador deba revisar la iniciativa que presentó el Presidente de la Mesa Directiva de los diputados Porfirio Muñoz Ledo, al menos releer la letra chiquita.

   Dicha iniciativa se propone fortalecer al Congreso y entre los artículos está que permitirá que la Legislatura tenga la facultad de proclamar la vigencia de una ley aprobada, cuando pasado cierto tiempo el Ejecutivo no lo haya hecho.

   “Acabemos con el veto de bolsillo”, dice el ingenioso Muños Ledo. El Presidente Electo decidirá si, antes de asumir, está dispuesto a sacrificar esa facultad presidencial, y con ello acotar el poder que, se supone, le entregaron los votantes.

 

 

Morena, riesgo de tribalización
La realidad aplasta a la percepción
Dip
lomáticos, menos sueldo, más trabajo

    Aunque los diversos coordinadores, vicecoordinadores y directivas de las bancadas de Morena en el Congreso de la Unión nos dicen que son como los 3 mosqueteros, uno para todos, todos para uno, o como muégano ideológico, hay indicios de algunos, digamos, desacuerdos.

   Ya veremos si los desencuentro entre Martí Batres y Ricardo Monreal en el Senado son simples errores de comunicación o de plano irremediable disputa, o si Mario Delgado logrará que los más de dos centenares de diputados morenistas actúen sólo a su voz de mando.

   El problema es que el origen de la gran mayoría de los personajes de las Cámaras son grupos de izquierda, cuya tribalización se pospuso con el candidato López Obrador. Veremos si, ya Presidente, el tabasqueño impide que, oootra vez, las tribus hagan trizas el proyecto.

 

 

Morena: si se doblan los rieles…
Historia de los recuentos de votos
Tabasco, ¿se zafa de zonas especiales? 

   Al grito de sí se doblan los rieles, que no se doblen las reglas, la mayoría senatorial de Morena decidió que no hay que votar para cambiarlas, basta con imponer la voluntad, “con mayoritear”.

   Así, el presidente de la mesa directiva del Senado Martí Batres Guadarrama decidió que el tiempo de los oradores en tribuna fuera de cinco, no de diez minutos, como dice el reglamento.

   Aplastados por la mayoría, los senadores del PAN y del PRI reclamaron, nadie los escucho y en protesta se retiraron de la sesión. Ni modo, allá ellos si se creyeron que de verdad los morenistas iban a buscar consenso, cuando es más fácil imponer la mayoría.