Café Político

 

 

Palacio: ¿tiene razón Germán Martínez?
Napoleón amaga, ¿de parte de quién?
Centralizar elecciones, ¿todo el poder?

   Cajonera, en el argot periodístico, la respuesta del Presidente Andrés Manuel López Obrador -“no comparto sus opiniones”-, a la renuncia del hoy exdirector del IMSS Germán Martínez Cázares, quien lanza duras acusaciones a la SHCP.

   Aunque nunca lo reconocerán en Palacio Nacional, la primera renuncia relevante del actual gobierno de la República inquieta, pues temen sea el síntoma de algo serio, algo muy serio.

   Por eso, desde ayer acudió el titular de la Secretaría de Salud Jorge Alcocer a la SCHP, “para revisar el flujo de ministraciones a los institutos y hospitales del sector salud!. In péctore, dicen: no vaya a ser que Germán tenga razón.

 

 

Salarios: fallo salomónico de la SCJN
Aranceles: ¿seguros de que ganamos?
Guardia: no entienden los legisladores

   En este espacio se planteó “la pregunta que nadie quiere hacer”, en referencia a la inexistente fórmula legal para determinar el salario del Presidente de la República. Ayer, en un fallo digno del bíblico Salomón, la Suprema Corte respondió la interrogante.

   Ante la imposibilidad de resolver la impugnación de la inconstitucionalidad de la ley de remuneraciones, por el infranqueable valladar que significan los ministros designados por el Presidente López Obrador, imitaron al bíblico monarca.

  Pese a tres votos en contra, ocho ministros ordenaron al Congreso aclarar cómo se debe calcular el salario del Presidente de la República, tope para todos los servidores públicos, porque sin parámetros se fija arbitrariamente. Da plazo de 90 días a partir del uno de septiembre. ¿No la vieron venir, verdad?

 

 

Si hay límites al poder presidencial
PAN: casi listo el motín de junio
Sin la DEA, más difícil combate al narco

   Digan lo que digan, el Presidente Andrés Manuel López Obrador mantiene el enorme capital político exhibido el pasado uno de julio, pero también, poco a poco, se prueba y comprueba la difícil gobernanza en México.

   No ceja el Presidente, empero, de empujar a su gobierno -“el elefante reumático”-, porque la realidad del gigantesco aparato administrativo requerido para gobernar a una nación de 125 millones de habitantes a veces impacienta.

   Pero también serena. Así, en Chiapas, el Presidente aclaró que no buscará reelegirse, y explicó su prisa porque hay que construir sólido, antes de 2024, cuando puede ganar una opción distinta a Morena, reconoció. Sabe que el pueblo mexicano, en términos bíblicos, puede ser descrito como de dura cerviz.