Café Político

 

 

Austeridad franciscana, ¿tan pronto?
Será un precedente la Reforma Educativa
Un diálogo de mexicanos con Unamuno 

   A 116 días de asumir el Poder, el gobierno lopezobradorista da señales de voluntarismo para cumplir con las promesas de campaña, según lo dicho por el jefe de la oficina de la Presidencia Alfonso Romo ante la American Chamber of Commerce.

   Afirma el funcionario que se ha preparado un plan B para en caso necesario hacer más recortes presupuestales, porque quieren ser fiscalmente responsables, pero sí advirtió a los empresarios que deben tomarse en serio las palabras presidenciales.

   Para evitar un déficit fiscal, en las últimas semanas se ha advertido de posibles recortes presupuestales adicionales. Empero, no aclaró los efectos de la austeridad franciscana en la operatividad del aparato del gobierno de la República.

 

 

Caso Colosio: inútil revisionismo
Morena, ¡qué difícil ser mayoría!
PRI: ¿cederá la nomenklatura? 

   Algunas reacciones en la opinión publicada por el aniversario del asesinato de Luis Donaldo Colosio, parafrasean las primeras líneas del Manifiesto Comunista de Marx y Engels: “un fantasma recorre Europa, el fantasma del comunismo”, pues a México lo recorre el fantasma del sospechosismo.

   Muchas voces, hasta de Palacio Nacional proponen “reabrir el caso Colosio”. La desmemoria, el desconocimiento son aprovechados con el mañoso anzuelo de “expedientes secretos”, como si no estuvieran en la exhaustiva investigación de Raúl González Pérez.

   Aunque pareciera que eso de “reabrir” es un ardid publicitario para la ficción de la serie de Netflix, también es un ardid para explotar políticamente el caso y capitalizar las malquerencias y los rencores de tantos a quienes hace 25 años les cambió la vida.

 

 

Uso de la fuerza, ¿ahora quién nos defenderá?
No hay competencia ferroviaria, ¿en serio?
Senado: ¿deben ser ofensivamente groseros? 

   Durante dos días la CNTE ha impedido sesionar a la Cámara de Diputados con un bloqueo de la sede de San Lázaro y, además han provocado caos vial en los alrededores y afectado a miles de ciudadanos ajenos a su conflicto con el gobierno.

   También el pasado fin de semana, un grupo de presuntos normalistas tomó algunas casetas en la carretera México-Cuernavaca, y durante varias horas ellos cobraron 50 pesos de peaje. En ambos casos, el gobierno se niega a usar la legítima fuerza del Estado.

   Diariamente, los ciudadanos sufren agresiones y ven su vida alterada impunemente por los “activistas”, y oyen a su gobierno decir que “usan su libertad de expresión y manifestación” y negarse pudorosamente a usar la fuerza. Y lamentan que el Chapulín Colorado sea personaje de ficción.