Café Político

 

ONG: inhabilitan a los ciudadanos
Reforma laboral: otro gran pendiente
Salario y valor de la seguridad social

  Loable el esfuerzo de las ONG en la tarea – aún no terminada- de armar el entramado del Sistema Nacional Anticorrupción; pero sus recientes pronunciamientos parecen bordear en una desafortunada discriminación a un sector de la sociedad.

  Se descalifican prospectos para nombramientos porque, dicen, tienen antecedentes de militancia o simpatía partidista y que han ocupado puestos en la administración pública, por lo tanto, no tienen juicio independiente.

  Peligrosa intolerancia, incapaz de pensar que, más allá de filias ideológicas, políticas o laborales, existen personas honorables, de intachable integridad. ¿Desde cuándo es pecado social o constitucional tener simpatías o filiaciones políticas?

 

¿Cambios? Cuando sea pertinente
Sin consenso aumento al salario
Reelección deshará candados electorales

  Circularon el pasado miércoles versiones que describían los cambios que presuntamente haría el Presidente Enrique Peña Nieto en su gabinete. Como siempre, hubo animados y desanimados.

  Las versiones hicieron imaginativa síntesis de los rumores que circulan en el medio político. Son habituales cuando se acerca la nominación de candidatos presidenciales, sin importar que partido esté en el poder.

  Muy a la Ruiz Cortines, ayer el Presidente Enrique Peña Nieto no las confirmó, ni las negó. A preguntas de los reporteros simplemente respondió que “se harán cambios cuando sea pertinente”. ¿Cuándo será pertinente? Sólo el Presidente lo sabe.

 

SNA: depende de la presión de las ONG
INE: la irresponsabilidad de los críticos
No hay tiempo para reformar pensiones

  En este espacio se ha criticado a los dirigentes de las ONG, pero en esta ocasión se les exhorta a no impacientarse por los retrasos de los nombramientos pendientes del Sistema Nacional Anticorrupción y la inacción de los gobiernos estatales.

  Ellos, reconozcámoslo, fueron factor para tejer el entramado jurídico y administrativo del sistema, lo peor que les puede pasar es que se dejen abrumar por las realidades políticas.

  Fue una incursión afortunada en la política real, sí, pero ahora deben lidiar con las dificultades, mantener las presiones sobre los legisladores y los ejecutivos. O sea, enfrentar las realidades políticas con acciones políticas. O rendirse.