Café Político

 

 

Justicia penal: ¿sistema dispendioso?
Impuesto criminal a los pescadores
Salarios altos, ya es pecado mortal

   El sistema de justicia penal que se pretende derogar obliga al Estado a probar la culpabilidad de los acusados por algún delito, pero también exige un complejo entramado entre fiscales y los servicios forenses.

   Los peritos forenses deben recabar las evidencias científicas, analizarlas, revisarlas y entregar los resultados que pueden o no respaldar las averiguaciones que hagan las fiscalías. Vamos, son nuestra versión de los CSI.

   Los laboratorios forenses, los peritos y sus estudios exigen fuerte inversión y presupuesto racional y razonable. Quizá por eso dicen en Palacio que el sistema fue un fracaso, pues ven como derroche gastar en las ciencias forenses.

 

 

SCJN: ¿verán el elefante en la sala?
Migrantes y el muro de la realidad
Argumentos del siglo 19 en el siglo 21

   Se afirma que pronto el pleno de la Suprema Corte de Justicia tendrá que resolver dos fallos contradictorios en relación de la ley de remuneraciones y salarios que ha sido impugnada por funcionarios de organismos autónomos federales.

   El tema resurgió porque la semana pasada se aprobó un proyecto de la ministra Yazmín Esquivel que rechazó otorgar las suspensión en las impugnaciones presentadas, en contradicción con otro fallo en el que si se otorgó.

   Lo resolverá el pleno de la Corte, pues el eje de la controversia gira en torno al salario presidencial. Veremos si se atreven a exigirla al Congreso decir si hay método para fijar el salario presidencial o es discrecional.

 

 

Reforma: es de Palacio, no de Gertz
Migración: ¿espontáneas las caravanas?
Madera, tierra de nadie


Como el Fiscal General de la República Alejandro Gertz Manero pareció dar la cara por la reforma judicial que no se entregó al Senado, se urdieron grillas palaciegas en su contra, y nadie parece querer saber el punto de vista de Palacio Nacional.

   Ante los senadores, el consejero jurídico de la Presidencia Julio Scherer Ibarra habló de “un problema de violencia que no hemos podido arreglar y requiere una nueva norma para perseguir delitos”.

   Y agregó: “un nuevo paradigma que consolide un nuevo modelo de seguridad y justicia que sustituya al actual que ha fracasado”, y advirtió: “lo que la gente quiere no siempre es lo que más le conviene”.