Café Político

 

 

Culiacán: ¿están contra las cuerdas?
IMSS: la tentación de testerearlo
Las Inercias del ministerio público 

   Aunque el tema de la mañanera de ayer era el affaire de Culiacán, fue hasta casi el final de una larga conferencia de prensa que el Presidente Andrés Manuel López Obrador confrontó a reporteras y reporteros.

   Se exaltaron los ánimos. Por momentos el Presidente lució impaciente, y, por primera vez estuvo a la defensiva, lo que le dio al diálogo una inusitada rispidez.

   Tanta que, por orden de su comandante supremo, el Secretario de la Defensa hizo público el nombre del oficial responsable de los operativos contra el crimen organizado. Indiferencia civil a las consecuencias.

 

 

¿Interesa a la 4T lo que piensen los militares?
Morena: para atrás los fielders, ¿quién gana?
Congreso: agendas distintas a la presidencial

  Se hicieron públicos discursos de altos mandos de Sedena que reflejan un cierto estado de ánimo que, si bien mantiene inquebrantable la lealtad institucional de los militares, expresa un desasosiego que sería un error ignorar.

  En encuentro con funcionarios norteamericanos se reconoció “el desgaste” sufrido por el Ejército. Y en reunión de 500 generales, unos en activo, otros en retiro, con el general Secretario se habló, entre otras cosas, de “la preocupante polarización del país”

  A pesar de los prejuicios de muchos de la 4T, la realidad les ha llevado a darle un rol clave en la estrategia de seguridad del gobierno federal, razón suficiente para que los mandos civiles se ocuparan de calmar el desasosiego militar. Veremos.

 

 

Revocación, ya cocinan un galimatías
Partidos: después de mí, el diluvio
Alcaldes: no son los únicos perdedores 

   Se aprobó en la comisión de puntos constitucionales de la Cámara de Diputados la minuta del Senado que reforma la Constitución para regular la revocación de mandato de la Presidencia de la República, pero contiene delicadas ambigüedades.

   El artículo 84 constitucional dice que a la falta absoluta del Jefe del Ejecutivo, el puesto lo ocupará provisionalmente quien sea titular de la Secretaría de Gobernación en tanto se echa a andar el procedimiento para reemplazarlo.

   Pero lo aprobado ayer en comisiones por los diputados dice que “en caso de revocación del mandato asumirá provisionalmente el Poder Ejecutivo quien ocupe la Presidencia del Congreso”. Bien, sí eliminaron la redacción anterior, pero ¿quién es el Presidente del Congreso? Conste, sólo es pregunta sin acertijo.