Café Político

 

 

Con aval de Palacio, chantaje a diputados
Recelo por una reforma fiscal por entregas
El cese de Mireles hay que pedirlo en Palacio

   Es posible que algunos en Palacio Nacional empiecen a convencerse de que los dirigentes de la sección 22 de la Coordinadora son insaciables y también implacables, particularmente cuando los gobiernos ceden a sus incontables chantajes.

   No les bastó contar con 40 diputados en la bancada de Morena, no es su estilo el diálogo institucional y civilizado, solo la barbarie de la violencia, porque es violencia el secuestro de la Cámara de Diputados, hasta que se legisle a su gusto y contentillo.

   Se envalentonaron con la defensa que se hizo en la “mañanera” y la pública aceptación de una de sus demandas: el pase automático de normalistas a plazas magisteriales. Ya verán que quieren más. Quizá intentar que de una vez les entreguen la SEP.

 

 

Profeco: ¿dónde vive Ricardo Sheffield?
Si matan al lobo, se les acaba el cuento
¿No saben que hay para el uso de la fuerza?

   Las clausuras de las gasolineras de Nuevo Laredo hechas por la Profeco fue la mejor respuesta que se le ocurrió al gobierno federal a la denuncia del gobierno tamaulipeco de que por amenazas de criminales no surtían gasolina a vehículos policíacos y militares.

   Mala respuesta y peor explicación la del Procurador Federal del Consumidor Ricardo Sheffield, pues alega que no denunciaron a la FGR que estaban amenazados de muerte, lo cual simplemente muestra que ni las giras quitan la miope visión del Altiplano.

   ¿Denunciar? ¿Para que los asesinaran por hacerlo? Y luego el gobierno federal no quiere que se tenga la impresión de que el Estado se ha replegado, no sólo en Tamaulipas, sino en muchas otras regiones de la República.

 

 

CNTE: por la fuerza gana un tanto
Por fin, se dan garantías a militares
Ofensiva contra institutos de salud 

   Otra vez la belicosidad de la sección 22 de la CNTE le redituó. Transportados en camiones, acamparon en las afueras del Palacio Legislativo de San Lázaro. Dejaron entrar a los diputados que discutirían las leyes secundarias de la reforma educativa.

   A pesar de que durante la mañana los recibieron en Palacio Nacional, los profesores de la CNTE no aflojaron la presión, quizá porque percibieron que sus chantajes volverían a funcionar.

   Y funcionaron. No se discutieron las leyes secundarias de la reforma educativa que no gustan a la CNTE. Ganaron tiempo, pues el presidente de la Junta de Coordinación Política, el morenista Mario Delgado anunció que se posponía para después el debate.