Café Político

 

 

Bartlett, la primera batalla de AMLO
Delegados: los rechaza Enrique Alfaro
En diciembre, el presupuesto de 2019 

  Al defender la designación de Manuel Bartlett Díaz, como director de la CFE, el virtual Presidente Electo Andrés Manuel López Obrador ha emprendido la primera batalla seria del que será el próximo gobierno de la República.

  Tanto López Obrador, como su equipo, han cerrado filas en torno a Bartlett, de quien afirman hace más de 15 años que mantiene una posición “nacionalista” de la industria eléctrica, la cual se ha abierto a la inversión privada.

  Al respecto, como simple escaramuza, el virtual Presidente Electo dijo que hoy prominentes personajes figuran en los consejos de administración de las empresas privadas del sector, lo cual fortalece la versión de que serán revisados los contratos que tengan con la CFE.

 

 

Senado: Martí, ¿comisario político?
Dividida, la oposición en el Congreso
Delegados federales, decisión pendiente 

  Ricardo Monreal hace contacto con la actual directiva del Senado para darle orden a la salida de los actuales y la llegada de los recién elegidos, y conseguir espacios para la mayoría morenista que coordinará.

  Es cierto que el virtual Presidente Electo Andrés Manuel López Obrador lo designó como coordinador y dejó claro que ese había sido el compromiso con el zacatecano, coordinación que nadie le disputará.

  Pero ya tiene encima la sombra del senador electo Martí Batres, quien ya presentó varias propuestas de recortes de personal en el Senado. No será coordinador, pero actúa como comisario político o como cuña que cuide la pureza ideológica.

 

 

¿Morena, contrapeso del gobierno?
Ya se comparte información financiera
El devastador daño de los reflectores

 

  Con una seriedad que parece que cree firmemente lo que dice, la dirigente nacional de Morena Yeidckol Polenvsky, asegura que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador tendrá en su partido el contrapeso que tantos dicen hará falta.

  Para empezar, la dirigente de Morena tiene una tarea gigantesca enfrente, según dijo en la misma entrevista, la tarea de transformar en estructuras de partido el gran movimiento que se fundó hace cuatro años.

  Lo otro, y quizá lo más importante, es que parece no aceptar que el gran logro de López Obrador fue mantener una férrea disciplina en el movimiento de Morena y que, ya en el gobierno, no tiene por qué permitir indisciplina, menos de su partido. Así de sencillo, así de difícil.