Café Político

 

 

Zócalo: síntesis de año de claroscuros
Duendes que dividen al Congreso
La otra marcha, la del testimonio

   Ante un Zócalo entusiasta, el Presidente Andrés Manuel López Obrador hizo apretada síntesis de las narrativas de las mañaneras y de las giras de fin de semana y lució más convencido que nunca de tener la razón.

   A pesar de las dificultades en seguridad, económicas y complejas relaciones con Washington, mantiene el Presidente vivas las expectativas creadas durante la campaña y vigentes para la mayoría de sus seguidores.

   Pidió un año más para que los cambios conseguidos sean irreversibles, sin embargo, parece mostrar cierta resistencia a escuchar y, sobre todo, a reconocer que la realidad puede ser el muro que limite el poder de su Presidencia.

 

 

Una oferta que México no rechazará
CDMX, violencia de género, la realidad
CDMX: indefensión de propietarios 

   El amago de Trump para declarar organizaciones terroristas a los cárteles mexicanos de la droga parece apegarse a un guión ya conocido, el cual le ha muy buenos resultados a la Casa Blanca.

   La amenaza de gradual aumento a los aranceles a productos mexicanos obligó al gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador a cambiar radicalmente su liberal política migratoria y a bloquear el paso a las caravanas de migrantes centroamericanos.

   Ahora, en maniobra bien coordinada, un día después del anuncio de Trump, su representante comercial, Robert Lighthizer, entregó a México un listado de exigencias a cumplir, si queremos la aprobación del T-MEC. Una oferta al estilo Vito Corleone.

 

 

La realidad hizo trizas la retórica
¿Harán en 2020 la reforma fiscal?
IMSS: no le jalen la cola al tigre

   El amago, porque sólo es un amago del mandatario estadunidense Donald Trump para declarar organizaciones terroristas a los cárteles criminales de México, forzará ajustes en la política de seguridad.

   Nos dice Ebrard que habrá unidad en torno al Presidente Andrés Manuel López Obrador, pero preguntémonos si México puede arriesgarse a comprobar la veracidad de la amenaza de Washington. La respuesta es obvia.

   Durante once meses la diplomacia mexicana hará lo que los músicos de rancho: tocarla de oído, para confrontar el amago que, para fines prácticos, ha hecho trizas la retórica de seguridad del gobierno.