Café Político

 

 

Nos esperan 70 semanas de angustias
Comercio: los grandes simplificadores
Quieren desmantelar el sistema electoral

   Uno confía que en Palacio Nacional se haga una revisión de lo que hizo y lo que no se hizo, de lo que se hizo bien y de lo que se hizo mal en el lance de la confrontación con la Casa Blanca por el tema migratorio.

  Revisión interna, franca y sin contemplaciones, para luego preparar la estrategia y la táctica para eventuales embestidas del gobierno estadunidense y más exigencias, porque el próximo martes Donald Trump anuncia el inicio formal de su campaña por la reelección.

  Faltan unas 70 semanas para las elecciones de Estados Unidos, y pueden estar seguros de que Trump volverá a la carga una y otra vez. La nueva estrategia exigirá quizá que al gabinete se le de más margen de maniobra. Y esa es decisión del Presidente.

 

 

Aturdidos, por briefings y filtraciones
SHCP: el dilema de la distribución
Vendetta política, el junio de “halcones” 

   Sin soporte de cabilderos profesionales, la delegación mexicana que dialoga con el gobierno de Trump ve dificultada su tarea por los “briefings” y filtraciones a los medios con los que ablandan adversarios los norteamericanos.

   “México enviará seis mil militares o guardias nacionales a la frontera con Guatemala”, “considera aceptar ser tercer país seguro”, dos de las versiones “filtradas” ayer.

   Son tácticas que los norteamericanos han elevado casi a nivel de un arte, mejor que el guión bélico de Sun Tzu.  Los delegados mexicanos no deben aturdirse y recuperar la fama de duros negociadores que otrora tuvieron los funcionarios de México.

 

 

Es la migración, le dijeron a México
SCJN: Záldivar en terreno pantanoso
Contrarreloj, leyes de reforma educativa

   Es posible que, de acuerdo con los deseos del gobierno de México, en la reunión que encabezaron el canciller Marcelo Ebrard y el vicepresidente Mike Pence, se haya tocado el tema de los aranceles con que amenazó el Presidente Trump.

   Y, quizá, como dijo Peter Navarro, asesor comercial de la Casa Blanca, harán que México haga algo con la migración centroamericana. Es lo que a Estados Unidos le importa, por razones electorales.

   No hubo acuerdo, se dijo al término de esta primera reunión. Cada día será más difícil un acuerdo, porque el gobierno de México debe aceptar que, a querer o no, será protagonista en la campaña por la reelección del Presidente Trump. Y decidir cómo enfrentará ese incómodo rol.