Café Político

 

 

Inútil, experiencia en seguridad, dice Durazo
¿Conciliación con ONG más conservadoras?
Coparmex: la campaña presidencial acabó 

  Ayer puso en marcha el designado Secretario de Seguridad Pública del próximo gobierno, Alfonso Durazo, los foros encargados por el Presidente Electo y de los cuales, dijo en Radio Fórmula, esperan obtener ideas frescas para los programas de seguridad que pondrán en marcha a partir del uno de diciembre.

  Pero también hizo una afirmación que, quien esto escribe considera cuando menos temeraria. Dijo que en esos foros se encontrarán con “cuadros valiosísimos” para los organismos de seguridad del próximo gobierno.

  Pero fue más allá, pues le dijo a Eduardo Ruiz Healy que considera que los cuadros experimentados del pasado no servirán. “Su experiencia será inútil”, afirmó. Y las galerías, ahora sí, temblaron.

 

 

Anaya, avanzada para reaparecer
Subasta de recortes en las bancadas
Bejarano, la otra estructura paralela

 

  Cuando los directivos y grupos del Partido Acción Nacional empiezan a organizarse para decidir sobre el eventual relevo en sus dirigencias, aparece el ex candidato presidencial Ricardo Anaya, por lo pronto, en las redes sociales.

  A 36 días de la elección presidencial, cuando reconoció el triunfo de Andrés Manuel López Obrador, Anaya no se había dejado ver, aunque, sin duda, ha estado en contacto con sus más fieles, los que le ayudaron a controlar al PAN.

  Al aparecer sólo en redes sociales, pareciera que el queretano tantea el terreno para asegurarse que nada hay contra él. Cuando esté seguro, podrá repetir las palabras de Terminator: “I´m back”.

 

 

Foros, no hay demasiadas opciones
AMLO y los excesos de transparencia
¿Cambiará Morena iniciativas del gobierno?
 

  Es posible que la ruta de la pacificación puede ser descubierta en los foros de seguridad que encabezarán Alfonso Durazo y Olga Sánchez Cordero, pero deben precaverse de no caer en las trampas del “debe ser” sin antes enfrentar “lo que es”.

  Hasta ahora, salvo algunos chispazos ocurrentes, no se conocen propuestas para atajar la violencia de los huachicoleros, de los narcotraficantes y sus narcomenudistas, de los secuestradores o, al menos de los vendedores de protección a establecimientos comerciales.

  Esa violencia, es cierto, no puede enfrentarse sólo con medidas policíacas, pero no es que haya muchas opciones viables y realistas para empezar a crear la percepción de que, ahora sí, se reduce la violencia, sin jugar con las estadísticas.