Café Político

 

 

TLC: reto a precandidatos
PAN: maestros del escapismo
EU: una institución muy ineficaz 

  Al ser el TLCAN apenas una herramienta para los objetivos de reelección del mandatario estadunidenses Donald Trump, cada será más difícil que las negociaciones con México y Canadá terminen antes de las elecciones mexicanas del uno de julio.

  Y eso, quiéranlo o no, obliga a los candidatos a la Presidencia de la República a expresar públicamente cuál será su actitud ante la creciente agresividad del inquilino de la Casa Blanca.

  Y, después de las elecciones, el ganador tendrá que decirnos sí enfrentará a Trump, si negociará o si asume el comportamiento del franciscano de Asís: paz, hermano lobo, paz.

 

 

¿Antidemocrático, el origen del PRI?
¿Caro el voto en 2018? Carísimo. ¿Y?
Bien dicen, el que no conoce a Dios… 

  Algunos de los jóvenes turcos que irrumpieran en la escena nacional con Miguel de la Madrid y consolidaron su visión modernizadora desde el gobierno de Carlos Salinas de Gortari, a veces, no quieren entender el pasado.

   Uno de ellos criticaba “el origen antidemocrático del PRI. “Fue un partido creado desde el poder”, sentenció. No le respondió su interlocutor, “sólo fusionaron a todas las facciones revolucionarias”. “Sí, insistió, algo antidemocrático”.

   No entendieron, como no entienden los nuevos jóvenes y viejos, que quieren cambiarle a México hasta el modo de andar, que a los ciudadanos y ciudadanas de a pie eso les importó un camino. Lo que les importó es que luego de una larga guerra civil y una sangrienta guerra cristera, por fin podrían vivir en paz. Triste. No lo entienden, ni lo entenderán.

 

 

Se equivocan, los consejeros del INE
Hace mal Diego en invocar al 94
EU: primeros disparos de una guerra 

  Quizá es tiempo que los consejeros del INE se ocupen sólo de cumplir las leyes, a su leal saber y entender, y aceptar que a veces les corrija la plana el Tribunal Electoral, pues nunca lograrán el justo reconocimiento de los partidos.

  Se equivocan al suponer que van a complacer a los candidatos y los partidos con medidas extraordinarias para el recuento del uno de julio, para superar el mazacote legal de la reforma que impulsaron los panistas.

  No les concederán ni crédito ni mérito, porque casi todos los candidatos y los partidos en realidad no tienen la madurez que exige la democracia moderna, la que permite reconocer cuando son rechazados en las urnas.