Café Político

 

 

En manos de Morena las clases medias
Alguien leyó mal la historia de Roosevelt
En 1995 supimos el costo de la ayuda de EU

   Algunos pequeños empresarios del norte y el Bajío han revelado que los créditos que anunciará el gobierno federal están condicionados a figurar en un padrón que ya tienen, o Morena o la Secretaría del Bienestar.

   Nadie ha informado sobre cuándo y quién hizo ese padrón. Bienvenida la ayuda, pero dejará fuera a pequeñas y microempresas, y ootra vez veríamos devastación económica en las clases medias.

   Empero, hay un movimiento de morenistas, entre quienes está Tatiana Clouthier que ha levantado la voz por las clases medias. Así la suerte de millones en las clases medias depende de quién gana en esta confrontación entre moderados y radicales de Morena.

 

 

Opción: gobierno como socio capitalista
¿Serio? ¿México jugará la carta china?
Empresarios, los mesmos pero devididos

   A pesar de su resistencia y ¿perseverancia?, el Presidente Andrés Manuel López Obrador podría ser forzado por la realidad a ajustar el programa ratificado el pasado domingo en Palacio Nacional.

   Una opción viable – y vendible- sería rescatar empresas como el Gobierno de Estados Unidos atendió la crisis financiera 2008-2009. Capitalizó a los bancos mediante la compra masiva de acciones y se hizo accionista de las instituciones financieras.

   A los dos o tres años, más o menos resuelta la crisis, el Gobierno les cobró a los bancos el préstamo, con intereses. Así, no sólo atendieron la crisis, tuvieron utilidades. Aquí la opción la sugirió un economista sensato e inteligente, Raúl Feliz.

 

 

CCE: insuficiente, programa anticrisis
Servicio público: ¿carrera o apostolado?
¿Por qué ser el país de los sueños rotos?

   Es posible que al comer los empresarios con el Presidente Andrés Manuel López Obrador en Palacio Nacional hayan logrado explicar las razones por las cuales consideran insuficiente el programa

   Pero también es posible que el Presidente haya explicado las razones por las cuales considera que sería un error ignorar la ventana de oportunidad que ofrece la revisión mundial de paradigmas económicos y sociales.

   Si se repasa lo dicho en la mañanera de ayer, difícilmente se reconsiderará lo que El Economista llamó justamente la apuesta presidencial, una en que, como todas las apuestas presidenciales, está en juego el futuro de esta y la próxima generación.