Café Político

 

 

No hay varita mágica contra inseguridad
Elecciones, ¿no que había muchos indignados?
Cada gobernador con sus cuentas y evaluación 

   Insensato sería intentar predecir qué y cómo expondrá sus ideas cada uno de los cinco participantes en el debate presidencial, pues estas líneas se pergeñan con ocho horas de anticipación, pero si se puede anticipar lo que no nos dirán.

  No nos dirán, ni la candidata ni los candidatos lo que cambiarían de la política actual contra la inseguridad, la cual reconoció el Presidente Peña Nieto no ha logrado los resultados esperados.

  Contra las expectativas de muchos, la candidata y los candidatos saben que las complejas realidades de nuestra inseguridad no se resuelven, así como así, nadie tiene una varita mágica para parar en seco al crimen organizado y al desorganizado.

 

 

CDMX, la disputa del control clientelar
Activismo, pudre al sistema anticorrupción
Eliminar el fuero es un salto al vacío 

  Cuando perdió la elección de 1997, por tolerar pleitos entre sus dirigentes en Ciudad de México, el PRI había construido una estructura corporativa y clientelar que significaba –y significa-, la llave del poder capitalino

  Al ganar Cuauhtémoc Cárdenas no desmanteló la estructura, sólo reemplazó algunos dirigentes y a los demás les hizo saber que tenían un nuevo jefe. Hasta que López Obrador se fue del PRD para fundar Morena, las izquierdas capitalinas controlaban la llave del poder capitalino.

  Hace tres años, las izquierdas lopezobradoristas empezaron a pelearle a las izquierdas perredistas el control de las estructuras corporativas y clientelares de la capital de la República. Eso es lo que pelean en realidad Claudia Sheinbaum y Alejandra Barrales, pelean por la llave del poder político de CDMX. Nada más, pero nada menos.

 

 

Encuestadores, de parias a profetas
Debate, irá la versión 2018 de AMLO
En marcha otra zona económica especial 

  Apenas hace poco más de 20 semanas que los encuestadores y sus encuestas eran objeto de escarnio y desprecio por casi toda la opinión publicada, la impresa y la electrónica, la cual subrayaba los yerros e ignoraba aciertos.

  Ah, pero llegó la campaña por la Presidencia y nadie pudo resistir la democrática incertidumbre. Y, de pronto, se convierten en consulta obligada, en omnipresentes consultores en todos los medios.

   Quizá fue nuestra incapacidad para soportar la cruel incertidumbre, quizá la moderna cultura de la velocidad, como sea, hoy se acude a los encuestadores como los antiguos griegos acudían al Oráculo de Delfos, para que desde hoy nos digan quién ganará las elecciones.