Café Político

 

 

Crisis: ¿una ventana para el cambio?
Fideicomisos: de una bolsa a otra
Reforma electoral, patético fanatismo

   A la hora de pergeñar estas líneas, faltan más de tres horas para que el Presidente Andrés Manuel López Obrador lea el primer informe de su segundo año en el gobierno y, de paso, resuelva recientes discusiones dentro y fuera de Palacio Nacional.

   Sin saber qué anuncios se harán, quien esto escribe se atreve a sugerir que serán los que considere adecuados para, como ha dicho en días recientes, “profundizar el cambio ofrecido desde el inicio de la administración”.

   Muchos opinan que después de las crisis sanitaria y económica se ajustarán los paradigmas de las principales economías del mundo. Para Palacio Nacional esa es la esperada ventana de oportunidad para completar los cambios prometidos. Veremos.

 

 

¿Quó vadis? Sabremos el domingo
La futilidad de las teleconferencias
Se topa la 4T con la terca realidad

   Como en los viejos tiempos del partido hegemónico del siglo pasado, ninguna dependencia del Gobierno de la República adelanta información sobre el contenido del informe anunciado por el Presidente de la República para el próximo domingo.

   Aun así, es evidente que hay muchas decisiones que no han sido tomadas por el Presidente Andrés Manuel López Obrador, como lo prueba que ayer recibió a los dirigentes empresariales para recibir sus propuestas.

   A pesar de su tono rijoso en la narrativa de esta semana, el Presidente Andrés Manuel López Obrador sabe que está en un cruce de caminos. Sólo él decidirá por cual llevará a la Nación.

 

 

Cualquier programa deja damnificados
Nadie nos madruga, dicen en CDMX
¿Habrá ventiladores hechos en México?

   Nadie puede exigir lo imposible, en un país como México, todo programa para resolver crisis económicas, como un general que planea una batalla, sabe que las bajas serán inevitables, sólo hay que procurar que sean las menos posibles.

   Se afirma que los programas para enfrentar la crisis económica los anunciará el Presidente Andrés Manuel López Obrador el próximo domingo. Nadie espera que olvide las prioridades transformadoras de su gobierno.

   Si le podemos exigir que los daños en la economía real, quiebra de empresas y pérdida de empleos, sean los menos posibles. Para ello debe soslayar las telarañas ideológicas, como las de la SPTS, que no distingue entre pequeñas y grandes empresas.