Café Político

 

 

Representatividad: ONG vs Congreso
Odebrecht: sancionada sólo en México
Ciudadanos garantizan las elecciones

  La ley de seguridad interior, tan polémica y cuya aprobación por el Congreso ha despertado intensas pasiones políticas, también ha confrontado la representatividad de quienes la aprobaron y quienes la impugnan.

  Diversos personajes de la sociedad mexicana, exaltados y explicablemente frustrados han llegado a decir que los senadores y diputados no representan a la sociedad mexicana. Claro que representan intereses, todos los que coexisten en esta compleja sociedad mexicana.

  La mejor refutación se dio en la tribuna del Senado. Al reclamo de que no se atendieron a más de 200 mil firmas reunidas contra la ley, les respondió un legislador que, solamente él, estaba ahí gracias a más de 700 mil votos y que a las ONG nadie las eligió.

 

 

AMLO deja consternada a la izquierda
Ley de seguridad devela una cruda verdad
Centran debate de propuesta “amnistía” 

  No sólo consternación, también perplejidad causó entre las filas progresistas la alianza de Morena con el Partido Encuentro Social para “promover valores morales y espirituales”, según se dijo al anunciar el pacto.

  Hay desencanto, pues las posiciones públicas del PES contradicen las más caras causas de la izquierda, con lo cual muchos partidarios de Morena se encuentran en un dilema casi existencial.

  Quizá olvidan que, en su largo peregrinar por la República, López Obrador ha percibido la necesidad de correrse al centro, si quiere tener éxito en su tercera carrera por la Presidencia.

 

 

En 2018, ¿se paralizará el Congreso?
El reto de los spots en las precampañas
¿Cuánto vale la palabra en política?

  Los incidentes en comisiones protagonizados por los partidos del Frente y su abandono de la sesión en la Cámara de Diputados, así como el virtual bloqueo de la ley de seguridad interior, son un mal augurio.

  No debe sorprendernos el comportamiento rupturista de los legisladores del Frente, atentos a las tácticas y estrategias de campaña de sus respectivos partidos, es normal en tiempos electorales.

  A partir del próximo uno de febrero, cuando inicia el último período de sesiones del Congreso de la Unión, y conforme avancen las campañas electorales, se dificultará aprobar iniciativas. En términos prácticos el Congreso será, un inválido, un “pato cojo”, según la jerga política estadunidense.