Café Político

 

 

No con el IMSS, doña Delfina Gómez
Manden a sus pobres y desesperados
¿Rechina el acuerdo México, EU, Canadá?
 

   Es normal que a los legisladores morenistas les consuman las ansias de destacarse en la tarea de cambiarle hasta el modo de andar a las instituciones y así hacer llamar la atención de quién dentro de 23 días pone en marcha la ´´Cuarta Transformación´´, pero no abusen.

   Atraídos por el afán de declarar, la senadora Delfina Gómez, a la cabeza de algunos legisladores morenistas se queja porque en el IMSS tienen reservas para asegurar su viabilidad financiera y no las invirtieron en construir más hospitales.

   Afanes de hablar por hablar. Merecedores de aquel reproche que don Jesús Reyes Heroles le hizo a José Andrés de Oteyza: “no se queje, Andresito, usted aprendió a declarar, pero no aprendió a no declarar”.

 

 

Más con menos, receta para el 2019
Morena, su mayoría es un reto
Se descompone todo en Chiapas 

   Es natural que la realidad de alguna manera enfríe las prisas de Olga Sánchez Cordero y Alfonso Durazo por alistar la estrategia de seguridad y pospongan el anuncio para la próxima semana.

   Mucho depende del Congreso, para alistar la ley de la administración pública que permita que desde el uno de diciembre funcione la cacareada Secretaría de Seguridad Pública, ya separada de la Secretaría de Gobernación.

   El otro desafió ya apuntado por Durazo, es que no se aumentará el presupuesto para seguridad, digamos que se buscará su mejor aprovechamiento. Como en los viejos tiempos, cuando desde la SHCP anunciaban: "hagamos más con menos".

 

 

En serio ¿quieren zangolotear al SAT?
Hay prioridades, señora Sheinbaum
Ferrando Bravo, nadie quiere pleito 

   En el Congreso ya manejan iniciativas para “transformar” al Sistema de Administración Tributaria, al SAT, una de las instituciones más profesionales de la administración pública federal, con funcionarios de sólida formación.

   Intentan “flexibilizar” los requisitos para sus funcionarios, especialmente para quienes puedan aspirar a ser titulares del SAT, lo cual significará un imprudente e innecesario zangoloteo.

   En el SAT, como en otras instituciones financieras federales, el Estado Mexicano, desde hace más de medio siglo, ha logrado la formación de un auténtico servicio profesional de carrera, la aspiración de toda democracia.