Café Político

 

 

¿Sexenio sin inspectores? ¿En serio?
Difícil sobrevivencia para la oposición
Absurdo proponer eliminación del IEPS

   Hay normas sanitarias que deben respetar los restaurantes, para garantizar la higiene a sus comensales. Hay reglas laborales que, si las cumplen los agricultores, impiden que sean explorados los jornaleros agrícolas, o que haya riesgos de seguridad en las minas de la República.

   Hay normas que deben cumplir las empresas farmacéuticas para asegurar la calidad de los medicamentos, normas de seguridad, con fines de protección civil que deben cumplir todos los establecimientos.

   Es larga, larguísima, la lista de reglas, normas y leyes a cumplir en una sociedad moderna. Por eso, la propuesta de eliminar a los inspectores que vigilan su cumplimiento es, en realidad, una propuesta para desregular.

 

 

Se enredan las pitas a gente de AMLO
No alegrarse si desaparecen el Ramo 23
Nelson Vargas devela abusos de DDHH 

    A quienes encomendó el Presidente Electo Andrés Manuel López Obrador la operación de la consulta sobre el nuevo aeropuerto para Ciudad de México, se les enredaron las pitas y lo forzaron a salir ayer a borrar erróneas percepciones de fisuras en el equipo.

    Si el Jefe les ordenó organizar la consulta, seguramente él cuidó los detalles de comunicación con aquellos que, aunque sea para cubrir apariencias, se supone la financiarán. Y anunciaron apoyos monetarios que, como dicen, “no estaban planchados”.

   Hubo rezongos por la desatención y por la torpeza de no correrle la cortesía a personajes importantes de Morena. Una novatada, para corregirla bastó la personal intervención del Presidente Electo. Primer error, primero.

 

 

Sólo cuarenta y seis días para serenarse
Ya son los tiempos de Carlos Urzúa
Campeche, vuelta a la página electoral 

   A cuarenta seis días de la toma de posesión del nuevo gobierno de la República, es posible que se tenga que dejar un espacio en el cual las y los protagonistas de lo que llaman la “Cuarta Transformación” dejen asentarse los ánimos todavía exaltados.

   Deben serenarse y aceptar que lo que por ahora quedó de la oposición seguirá criticando, no siempre con justicia, es cierto, pero hacer otra cosa sería aceptar su paulatina desaparición.

   Quienes ganaron el poder ya deben hacerse a la idea de que los problemas de la República, todos, dentro de 46 días serán de los ganadores, reconocer que el discurso de “miren que tiradero nos dejaron” tiene fecha de caducidad. Más cercana de lo que creen.