Café Político

 

 

Empieza la guerra sin cuartel
PAN: un linchamiento hipócrita
CDMX: ¿reviven los flotilleros?

   Dentro de ocho días, el Viernes Santo, empezarán legal y formalmente las campañas por la Presidencia de la República, campañas que auguran un espectacular despliegue de trucos, trampas, campañas negras contra los adversarios. Pocas propuestas.

  Con razón los que saben alegan que a los ciudadanos y ciudadanas de a pie no les interesan las discusiones de las propuestas, pues todas las campañas simplemente se ocupan de lo de siempre: apelar a las emociones de las y los votantes, no a la razón.

  Y, como se ha dicho, al tratarse de una lucha por el poder, a nadie deben sorprender las más sucias estratagemas y, por supuesto, los candidatos y sus partidos mentirán sin el menor rubor. A los ciudadanos de a pie sólo nos queda sacar los paraguas y el tapabocas, porque veremos llover y no lloverá agua.

 

 

AMLO, genio para generar percepción
Es clave, la elección del Congreso
El natalicio del Benemérito 

  Con su innegable instinto y experiencia de tres campañas, desde el año pasado Andrés Manuel López Obrador empezó a construir la percepción de la inevitabilidad de triunfo, pues “a la tercera es la vencida”.

  Poco a poco anuncia “nombramientos” para lo que sería su “gabinete presidencial”. Lo ha dosificado con astucia y habilidad. Así, ayer anunció quién sería su negociador para el TLCAN y espere próximamente sus propuestas para otras posiciones clave.

  Estos “nombramientos”, en realidad bocetos en el aire, hacen pensar a los ciudadanos de a pie que, si los hace, es porque va a ganar. Es la bendita poderosa percepción.

 

 

Las elecciones: ¿elecciones de Estado?
Los “independientes” y la ley
1988, el año de la gran fractura priísta 

  En Washington, los dirigentes de los partidos del Frente que postula a Ricardo Anaya a la Presidencia han exigido la intervención de la OEA, “como observadores de las elecciones y para formar una comisión de la verdad que investigue la corrupción”.

  Táctica adecuada a los asesores que tienen, pero que, curiosamente, revela que mentalmente siguen atrapados en el siglo pasado, pues también advirtieron a la OEA que la elección presidencial será “una elección de Estado”.

  No insultaré a los que fueron al Castillo de Miramar a invitar a Maximiliano, pues como ya dije en este espacio, aquellos tenían la excusa de contener la expansión territorial de Estados Unidos. Los del Frente ni eso, simplemente están consumidos por la ambición de poder, apenas son la versión región 4.