Café Político

 

 

Margarita, ahora todos la quieren
Se extralimita el consejo rector del SNA
Perverso, sembrar desconfianza en el INE 

  Al retirar súbitamente su candidatura presidencial independiente, la señora Margarita Zavala ha inyectado una inesperada variable a una contienda electoral que tantos creen cosa juzgada.

  En estricto rigor, pese a las encuestas, nadie sabe cuántos simpatizantes había sumado la señora Zavala, no deben ser pocos, pues tanto el equipo de José Antonio Meade como el de Ricardo Anaya la quieren incorporar a sus respectivas campañas.

  Difícil que se una a los anayistas, después de las groserías recibidas. Como sea, si altera algo el panorama, pues, contra su costumbre, López Obrador dijo que hasta ahora opinará sobre el tema. Quizá porque por primera vez él no fijó la agenda.

 

 

TLC, ¿hasta el próximo gobierno?
El relevo de la Conago, ¿sobrevivirá?
Segundo debate, segundo 

  Ha reconocido el Secretario de Economía Ildefonso Guajardo que hay una gran posibilidad de que la aprobación al nuevo acuerdo del TLCAN sea asunto del próximo gobierno, del que surja de la elección del próximo uno de julio.

  Ha necesitado Guajardo recurrir a todo el temple acumulado en sus años de experiencia para evitar que las prisas del líder de la mayoría republicana en la Cámara de representantes lo conduzcan a un callejón sin salida.

  Si, como dice el funcionario, se trata de sacar el mejor acuerdo posible, difícilmente la firma final del TLCAN renegociado la estampará el actual Presidente Enrique Peña, es muy posible que lo firme el próximo Presidente.

 

 

¿Resistirá SNA cambio de gobierno?
Elecciones y observadores electorales
La memoria institucional sí importa 

  Aunque todos los candidatos dicen padecer insomnio por ¨el cáncer de la corrupción¨, es un hecho que no se ha consolidado, ni siquiera integrado plenamente el Sistema Nacional Anticorrupción porque los partidos privilegiaron sus intereses electoreros.

  Y, a juzgar por las narrativas de campaña y los bandazos de los candidatos sobre el tema, puede augurarse que, gane quien gane la Presidencia, nada asegura que haya continuidad en lo logrado por el Sistema Nacional Anticorrupción.

  Entre los integrantes del órgano ciudadano que rige al SNA hay preocupación porque, gane quien gane, se retome la añeja costumbre de querer reinventar todo cada sexenio.