Café Político

 

 

Adelanta a todos el Presidente Electo
Oleada migratoria, ¿y ahora qué?
La desaparición de los inspectores federales 

   Impaciente, el Presidente Electo Andrés Manuel López Obrador le dio vuelta a la hoja del tema de la cancelación de la obra del aeropuerto en Texcoco y deja a otros debatir sobre la decisión anunciada el pasado lunes.

   No esperó a que Romo y Urzúa iniciaran pláticas con los empresarios y personalmente negoció con dos de los grandes contratistas de la obra, quienes al parecer decidieron no confrontarse con quien será Presidente Constitucional dentro de cuatro semanas y media.

   Así, aceptan anticipadamente su autoridad y, aunque a quien esto escribe no le guste, reconocen lo escrito en este espacio hace cuatro meses: "treinta millones de mexicanas y mexicanos votaron por el regreso del Presidente todopoderoso y del partido hegemónico".

 

 

Nada por encima del Estado: AMLO
Las caravanas de migrantes
¿Y si Trump cierra la frontera?
 

   Hace dos semanas se dijo en este espacio que la "consulta" sobre el aeropuerto en Texcoco era el ejercicio político de un partido político, ejercicio político cuyos resultados le dieron al Presidente Electo la cobertura política que necesitaba.

   La cancelación del NAIM era decisión tomada antes de la campaña, pues la utiliza para dejar claro que durante el gobierno lopezobradorista, como hace cuatro décadas, nada prevalecerá contra el poder del Estado.

   Y envía un claro mensaje a los grupos económicos, ¿Qué hará? Quién sabe; quizá, como Felipe González en la España de los ochenta del siglo pasado, facilitará la creación de poderes económicos y financieros afines a su proyecto político.

 

 

Confundidos, en el tema de seguridad
¿Excesiva "austeridad" en Cofepris?
¿Aceleraran la agenda Monreal y Delgado? 

   Es satisfactorio que el pasado fin de semana se haya reunido con el Presidente Electo su designado gabinete de seguridad, incluidos ya los futuros titulares de la Defensa y la Marina para empezar a afinar lo que será la estrategia del próximo gobierno.

   Satisfactorio porque en esas reuniones seguro de disiparán confusiones de algunos de los futuros funcionarios, como la doctora Loretta Ortiz Ahlf, pues ha expuesto premisas que parten de una mala interpretación de la realidad.

   Por ejemplo, de cómo funciona la estructura del nuevo sistema de procuración de justicia y quién hace qué, pues si bien tiene razón al criticar la poca instrucción de los policías, se equivoca a suponer que son ellos quienes investigan los delitos.