Café Político

 

 

El apaciguamiento de Javier Corral
Candidaturas debilitan coaliciones
CDMX: ¿serán los mismos de siempre?

  Es posible, como afirman algunos, que al firmar el convenio con el gobernador chihuahuense Javier Corral haya evitado el Secretario de Gobernación Alfonso Navarrete un mal mayor: una escandalosa huelga de hambre en plena campaña electoral.

  Es una conclusión como cualquiera otra, pues hay quienes especulan que así se sustrajo al priísta Alejandro Gutiérrez de la custodia de los corralistas y se le traslada a la seguridad de un penal federal.

  Como sea, se equivoca quien crea que se ha logrado apaciguar a Javier Corral, pues siendo como es, cualquier señal de conciliación, la interpreta como debilidad y se alebresta más. Si no, al tiempo.

 

 

El Frente ignorará a Morena, advierten
El realismo de Zedillo como candidato
Liberan narcos, mientras Corral marcha 

  Con inquietud en el Frente – PAN, PRD y Movimiento Ciudadano -, ven la táctica de los panistas de Ricardo Anaya para el resto de la campaña por la Presidencia, la cual concentrará sus ataques en el gobierno del Presidente Peña Nieto.

  Han empezado a advertir a los anayistas que no oigan a sus “asesores”, porque esa táctica, aunque es posible que consiga socavar la candidatura de José Antonio Meade, también puede dejar libre vía a Morena.

  Si ocupan todo su tiempo en su campaña antipeña, puede ocurrirles que cuando ya quieran dirigir sus ataques al puntero de las encuestas sea demasiado tarde y pierdan la elección.

 

 

Inmoral sembrar desconfianza electoral
Morena capitaliza experiencia de AMLO
¿Acarreos? ¿Quién lanza la primera piedra? 

  Anuncia el INE que empezará el proceso de escoger a los ciudadanos que serán los funcionarios de las casillas en las elecciones del próximo julio. Ellos son quienes, como desde hace 21 años, contarán los votos depositados en las urnas.

  Cierto, estamos en tiempos de campañas, pero hay límites para los despropósitos y mentiras de los partidos. Es una inmoralidad que los dirigentes de los partidos, a 149 días de las elecciones, siembren la desconfianza en los procesos electorales.

  Una inmoralidad y un insulto a los cientos de miles de ciudadanos y ciudadanas que sacrificarán su día de asueto para ser funcionarios de casilla, pues son ellos quienes garantizan que los votos depositados en las urnas cuenten y se cuenten bien.