Café Político

 

 

Trump: cala a presidenciables
Violencia y recetas de charlatanes
¿A quién beneficia bajar IVA fronterizo? 

  Quizá sea casualidad que cuando empieza formalmente la campaña por la Presidencia de México en Washington el inquilino de la Casa Blanca lance una “tuitera” agresión contra México.

  Quizá, pero en política las casualidades suelen ser insólitas, lo cual nos permite especular sobre la intención de Trump al lanzar una provocación tan directa en este momento.

  Insistimos en la posibilidad de medir las reacciones de los candidatos y la candidata a la Presidencia. Empezar un juego que permita a Washington calcular cómo sería la relación con cada uno de ellos en Palacio Nacional.

 

 

Candidatos: ¿quieren seguridad?
El mito de las cotizaciones baratas
Veracruz: ¿y las propiedades incautadas? 

   La semana próxima, anuncia el Secretario de Gobernación Alfonso Navarrete Prida, se hará público el protocolo a seguir para darles seguridad a los candidatos presidenciales, la cual ellos decidirán si la aceptan.

  Es innegable que conforme se acerque el día de la elección presidencial el lenguaje de los partidos y sus candidatos será más violento y sería ingenuo suponer que la violencia verbal no se convierta en violencia física, como ya se comprobó en 1994.

  Quizá algunos candidatos prefieran disponer de su propia seguridad, no de la seguridad de los profesionales del Estado, pero aún aquellos que afirman “ser cuidados por el pueblo”, no deben olvidar que a Colosio lo mataron rodeado de una multitud que, innegablemente, era el pueblo.

 

 

Violencia: La ruindad de algunas ONG
Reconózcanlo, AMLO les ganó la mano
Ajedrez: viernes empieza la campaña 

  Las organizaciones de la sociedad civil no son de otro planeta, unas más, otras menos, representan los más diversos y opuestos intereses que coexisten en una sociedad tan compleja y contradictoria como la nuestra.

  No debiera sorprendernos que algunas hayan hecho costumbre que, tras de cualquier enfrentamiento entre las fuerzas armadas o policíacas con alguno de los grupos criminales que pululan en muchas regiones de la República, reclaman el “uso excesivo de la fuerza”.

  Los mismos que callan cuando los militares o civiles son vejados, torturados o asesinados por las bandas criminales. Son los corazones sangrantes cuyo silencio sólo refleja la ruindad de sus objetivos.