Café Político

 

 

Aplicar reforma laboral, la clave
Morena, deja indefensos a policías
IMSS, dos sindicatos para negociar

   Hoy, sin duda, la Cámara de Diputados aprobará la reforma laboral y, si todo marcha como ahora, y quizá antes de que termine abril, el Senado apruebe la minuta que les envíen los diputados.

   Se podrá enviar a Washington, al Capitolio, donde despacha la señora Nancy Pelosi, un correo electrónico, o un tuit, que simplemente diga: misión cumplida, señora.

   Sin embargo, advierte la Secretaria del Trabajo Luisa María Alcalde, el problema no es la aprobación de la reforma laboral, sino su implementación, o sea que, como siempre, el diablo está en los detalles.

 

 

En Palacio se conduce la política económica
¿Sin informe? Culpa de los ex presidentes
Congelan reforma educativa, ¿quién gana?

   Ante los diputados, el subsecretario de Hacienda Arturo Herrera expuso opciones fiscales a legisladores con la responsabilidad de contrarrestar con legislación adecuada los efectos de la baja recaudación fiscal y crecientes recortes presupuestales.

   Lo expuesto por el subsecretario Herrera fueron conceptos de racionalidad financiera, mostró la ventana de oportunidad que ofrece la federalización del predial y que los Estados cobres tenencia vehicular. Cosas de sentido común. Pues no.

   Ayer, en presencia del funcionario, el Presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que era falso lo dicho sobre tenencia. Dejó claro que la política económica se conduce en Palacio Nacional.  Bueno, cada quien tiene su límite de sofocones, el tiempo dirá cuál es el de Arturo Herrera.

 

 

Rodilleras, recetan desde Washington
Por eficiencia, federalizar el Predial
¿Dejan sola a la titular de Gobernación?

   Desde la semana pasada se advirtió que las “condiciones” de la líder de la mayoría demócrata en la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, significaban un amago a la soberanía nacional.

   Aunque aquí el Congreso se apresura a aprobar la reforma laboral, desde Washington, los demócratas exigen que México acepte que inspectores norteamericanos hagan revisiones en México.

   Es cierto que al firmar los acuerdos comerciales se cede algo de soberanía, pero sería el colmo aceptar que inspectores norteamericanos certifiquen si las empresas cumplen con las leyes mexicanas.