Café Político

 

 

AMLO: ¿será un Presidente predecible?
La delación como política de Estado
Algunos aliados empiezan a ser lastre 

   Hace tiempo, un ex presidente le confió a quien esto escribe un principio que, dijo, debe ser rector de cualquier Ejecutivo. Un Presidente no puede ser predecible, porque si lo es, explicó, pierde la mitad de su efectividad para ejercer su mandato.

   A cincuenta y tres días de que tome posesión, el Presidente Electo, en varios episodios ha mostrado cierta, digamos susceptibilidad cuando la crítica toma ciertos temas.

   En el affaire de César Yáñez, su leal colaborador, hubo la esperada y durísima crítica de adversarios, pero también el fuego amigo, pues ya empezó la disputa por ser privilegiado "consigliere" del próximo ocupante de Palacio. De cómo lo resuelva sabremos si será un Presidente predecible.

 

 

¿Se "tribalizará" la gran mayoría?
Para que luego le crean a Trump
La travesura de Roberto Madrazo 

   Aunque lo nieguen, es evidente que hay riñas por el poder en las bancadas de Morena en el Congreso. La provocación de Dolores Padierna en San Lázaro apenas fue un episodio más, en lo que se acostumbran a que son el partido en el Poder.

   Sin embargo, no olvidemos que la mayoría de los morenistas provienen del PRD, otrora el partido de las izquierdas y en el cual la formación de ´"corrientes o tribus" hizo cundir la indisciplina, la cual dificultó hasta las decisiones más simples.

   Para el proyecto del Presidente Electo Andrés Manuel López Obrador sería desastrosa la indisciplina y la tribalización. Terminaría por arruinar todo. Igual que arruinó al PRD.

 

 

AMLO: ¿y el uso legítimo de la fuerza?
INAI: hay quienes oyen, pero no escuchan
¿Quiere Durazo encabezar la SSP federal?

   Tan reciente la catarsis emocional del cincuentenario de la matanza de Tlatelolco, por supuesto que es difícil darle vuelta a la hoja del Movimiento del 68, y, como ocurre cuando se improvisa, el Presidente Electo anuncia que "nunca más se reprimirá al pueblo".

   De alguna manera se ata las manos y atará las manos de sus colaboradores para restaurarle al país la paz y la tranquilidad que le ofrecieron en campaña, pues es como declinar a utilizar el legítimo uso de la fuerza del Estado Mexicano.

  Quizá hará falta que, antes del uno de diciembre, el próximo gobierno haga una más clara definición de lo que para ellos significa el verbo "reprimir". Todo sabríamos a qué atenernos.