Café Político

 

TLCAN: Guajardo hace advertencia
Una renuncia que sacude al panismo
No sacudieron al Secretario de Hacienda 

   Desde el inicio de las pláticas del TLCAN el gobierno de México dijo que buscaba una negociación integral con EU. O sea, hablar de todos los temas de la relación bilateral, no sólo el comercial.

   El evidente endurecimiento norteamericano al presentar propuestas inaceptables para los negociadores mexicanos, al parecer, ha sido mayor de lo que ha trascendido públicamente.

  Eso se concluye de la declaración del Secretario de Economía Ildefonso Guajardo, quien advirtió que si Washington abandona el TLCAN no puede esperar la misma colaboración mexicana en temas de migración y seguridad nacional.

 

PRI: operó un gambito, ¿y ahora?
TLCAN: nerviosismo en el sector privado
A prueba las reglas para “independientes”

   Aunque muchos no coinciden con la premisa de este espacio que los sismos alteraron las variables de la ecuación electoral, sí reconocen que las circunstancias de los partidos cambiaron con el gambito del PRI.

   Este espacio cree que los priístas saben que la reforma que elimina financiamiento público y a los plurinominales era un gambito y que lo único concreto fue la renuncia a las prerrogativas del resto del año.

   Como sea, la oposición no ha atinado a una respuesta coherente. A pesar del escepticismo de tantos, eso altera algunas variables. Falta ver si los priístas tienen alguna otra jugada en sus alforjas.

 

Tienden una trampa legal al INE
Una confusa propuesta del PRD
La imposible pureza ideológica

  Con el pretexto de destinar recursos para la ayuda a los damnificados y para la reconstrucción, los partidos del Frente Amplio Ciudadano le tienden una celada al Instituto Nacional Electoral.

  Exigen que los recursos que ellos cedan para la ayuda se integren a un Fondo Nacional de Reconstrucción, el cual dirigiría los recursos directamente a los damnificados,

  Sin embargo, el INE no puede destinar recursos devueltos por los partidos a ningún otro fin. Sólo puede regresarlos a la Tesorería de la Federación. No hacerlo haría responsable al INE, no a los partidos. Una trampa.