DOMINGO

Muestra del Poder Presidencial

   Era el sexenio de Vicente Fox. Los tiempos de ajustes en telecomunicaciones, especialmente la consolidación de la telefonía móvil, en la cual participaban varias empresas.

   A un restaurante llegó el Secretario de Comunicaciones. A poco de haberse sentado con su acompañante, llegaron dos altos funcionarios de empresas de telefonía móvil. El titular de la SCT se levantó, fue hasta su mesa a saludarles con cierto entusiasmo.

   La persona con quien comía me dijo: “¿No sabe que son los empresarios los que deben acudir a su mesa a saludarle, ya que sus asuntos dependen de la SCT?”

   Me dejó la impresión de un funcionario sin sentido del Estado.

   Vino a la memoria esta anécdota la semana pasada, cuando, convocados por el Presidente López Obrador, acudieron a cenar y contribuir a la “rifa no rifa del avión” más de un centenar de los empresarios más poderosos de la República.

   La invitación fue, según quien esto escribe, un ejercicio del Poder Presidencial, del Poder del Jefe del Estado Mexicano ante los poderes fácticos. Un ejercicio que, como opiné y escribí, fue un ejercicio como hace mucho tiempo, muchísimo que no se sentía, pues el Estado parecía por momentos haberse replegado.

   Como escribí, no sé si sea bueno o malo, pero, aunque no soy fan del Presidente, ni de la 4T, no me desagradó tal demostración del Poder del Estado, aunque si me inquieta que luego se use con otros fines. Veremos.