DOMINGO

El costo lo pagan las mujeres

   La complejidad del tema de los feminicidios es de tal dimensión que cualquier gobierno, cualquier Presidente tendría dificultades para solucionarlo con la celeridad que exigen los reclamos sociales.

   Los feminicidios y la discriminación a las mujeres son temas con una gran carga emocional y terreno fértil los mezquinos intereses partidistas. Por eso la delirante polarización entre los partidarios del Presidente y sus adversarios.

   La polarización partidista, alentada desde el gobierno, convierte a un tema tan grave como los feminicidios en una guerra de trincheras, en ruin disputa por ganar centímetros de roñoso terreno político.

   El costo de esa guerra partidista no lo pagan los políticos, lo pagan las niñas, jovencitas y mujeres de México. Como ahora, como siempre.