Destintarse

  Muchas denuncias de presuntos casos de corrupción y abusos de autoridad se hacen en los medios. Su número aumenta exponencialmente conforme se acerca la fecha en que empezará legalmente el proceso de la elección presidencial.

  Vemos, así como muchos quieren, en términos editoriales, “destintarse”, que no les reprochen alguna cercanía o simpatía con el gobierno peñista.

  Es por eso que ahora todos somos críticos, a veces sólo por serlo, pero hay que acreditar que “nunca, que conste, nunca hemos estado de acuerdo con las políticas públicas de este gobierno”.

  Así es como se atrincheran y se pertrechan para cualquiera que sea el resultado de la elección presidencial.

  Ya veremos que, si como tantos dicen, gana la Presidencia un candidato distinto al PRI, entonces todos podrán decir, "ya sabíamos que el PRI no iba a cambiar, “ah, pero ahora todo será distinto”.

Y todos, políticos, empresarios y líderes “sociales”, desde ahora están listos para cualquier desaire. Cosas de la condición humana. Y, claro, del instinto de supervivencia.