DOMINGO

La deuda de PEMEX

   Ahora que está a discusión la viabilidad de construir la refinería que el Presidente López Obrador ha encargado a Pemex y a la Secretaría de Energía, surge en todas las discusiones, y hasta en los análisis financieros de los especialistas y las calificadoras, el gran endeudamiento de la petrolera mexicana.

   Y, claro, se utiliza hasta para echarle leña a los antecesores que pidieron tanto dinero para Pemex.   Es cierto que Pemex está muy endeudado, pero no olvidemos que tiene una carga fiscal que ninguna empresa del mundo, petrolera o no, resistiría financieramente.

   Le cobran impuestos que llegan a pasar del 70 por ciento de sus ingresos. Y, desde hace tiempo que Pemex pide créditos para poder pagar los impuestos, no para cubrir pérdidas.

   Ese endeudamiento lo alivió al actual gobierno al pasarle dinero del Fondo de Estabilización, eso le permitirá cubrir vencimientos inmediatos.

   El quid del asunto es que, por razones presupuestales, buenas o no, ningún gobierno, ni el de la cuarta transformación va a quitarle carga fiscal a Pemex.

   Y luego se quejan de que están matando a la gallina de los huevos de oro.