DOMINGO

Armamentismo norteamericano

   El gobierno lopezobradorista, empeñado en apurar la transformación institucional, política y económica de la República, hace que la gran prioridad sea la política doméstica, mientras que la política exterior es vista como parte de la agenda sexenal, no la más importante.

   Es posible que las recientes entrevistas del canciller Marcelo Ebrard le hayan convencido de que la variable de la política exterior no nos puede ser tan ajena y menos centrarse en la mexicana versión del “plan Marshall” para Centroamérica.

   Ojalá y alguien del gobierno de la República lea el discurso del vicepresidente de Estados Unidos Mike Pence a los graduados del colegio militar de West Point.

   Ojalá alguien registre que, además de advertirles que en algún momento pelearan por Estados Unidos en el campo de batalla, les dijo: “Es posible que algunos de ustedes sean llamados a pelear en este hemisferio”.