DOMINGO

Ventajas de un gobierno autoritario

   Hace más de 40 años, durante el gobierno del Presidente José López Portillo, se enfrentó en México una grave escasez de azúcar. Se buscó negociar con Cuba para comprar lo faltante.

   Fueron a La Habana funcionarios del gobierno de México. Los recibió el Presidente Fidel Castro.

   Hablaron y negociaron durante poco más de una hora, tiempo durante el cual también se firmaron los documentos correspondientes.

   Entonces, terminado el negocio, Castro les dijo a los funcionarios mexicanos: “rápido el arreglo. Es la ventaja de negociar con una dictadura, como tantos llaman al gobierno popular de Cuba”.

   La anécdota viene a la memoria por el anuncio del gobierno de China de que en 10 días construirán un hospital para atender a los afectados por el coronavirus.

   Nada de permisos y licitaciones. Se ordenó la construcción y se hará en el plazo anunciado. Así fue como construyeron hace más de quince años el hospital donde atendieron a los afectados por la epidemia del SARS.

   Ventajas, que dijo Castro, de un gobierno autoritario.