Domingo

 

Un saludo navideño

  Todos, creyentes o no, conocemos la canción de Noche de Paz.

  La nochebuena de 1818, cantaron por primera vez Noche de Paz el director del coro Franz-Javer Gruber y el sacerdote Joseph Morh quien le acompañó con su guitarra en la parroquia de San Nicolás, en Oberndost, Austria.

  Por la descompostura del órgano parroquial, el vicario Morh, pidió a Gruber le pusiera música a la letra de la canción que había escrito.

  Quizá fue casualidad la descompostura del órgano parroquial, yo, que a mi edad a veces soy ingenuo y nunca me he avergonzado de ser católico, prefiero pensar que la canción navideña más famosa fue por uno de esos pequeños milagros cotidianos, tan pequeños y cotidianos que pasan inadvertidos.

  Son tiempos difíciles, sí, pero difíciles, ¿acaso no lo son todos? Soy optimista. A todos, a mis hijos, a mis nueras, a mis nietos, a toda la gente que quiero, y a quienes se toman la molestia de leer nuestras cotidianas reflexiones, les deseo que aquel niño judío nacido en Belén hace 21 siglos ilumine sus vidas, esta Noche Buena y el próximo Año, con pequeños milagros, como aquel que produjo la inolvidable melodía de Noche de Paz.

 

 

Injerencia en las elecciones

  En pocos días de que sepamos, oficialmente, claro, quienes serán los “precandidatos” presidenciales de las principales fuerzas políticas nacionales que contenderán en julio de 2018, hay quienes se preocupan por una eventual injerencia de los “hackers” rusos en la campaña presidencial de México.

 

Sueñan

  Los partidos integrantes del Frente Ciudadano por México –PAN, PRD y Movimiento Ciudadano- han filtrado su programa, el cual en estricto rigor no es sino el desmantelamiento del régimen presidencial.