Domingo

 

Coraje político

  Es posible que, como afirman tantos críticos, el gobierno peñista calculó mal el timming de las alzas a los combustibles, aunque la verdad es que para tales aumentos nunca hay momento oportuno.

  También es posible que tengan razón al sostener que no se supo comunicar bien. Seamos sinceros, ¿es posible explicar minuciosamente las complejidades macroeconómicas? En tiempos normales es dificilísimo, tarea casi imposible cuando el malestar social lo fomentan discursos indignados en los medios de comunicación, los cuales explicablemente buscan de alguna manera lucir solidarios con los ciudadanos de a pie.

 

Optimismo

  A días de que termine el 2016, no deja de llamar la atención que a través de los medios diversos personajes de las élites políticas, económicas e intelectuales de nuestra sociedad están enfrascados en frenético ejercicio de convencernos que el futuro de la República es muy oscuro, y, en el mejor de los casos incierto.

  Conste, quienes esto escribimos no negamos que hay realidades que amenazan con alterar negativamente nuestro entorno social, político y, sobre todo económico.

 

Las ONG

  En este espacio hemos sido duros críticos de las organizaciones no gubernamentales, a las cuales, por corrección política ahora se les llama “organizaciones de la sociedad civil”.

  Uno tiene que reconocer que, en las sociedades democráticas, las ONG son una suerte de correa de transmisión del pensamiento de los sectores e intereses que representa cada una de ellas, pensamiento que, por supuesto, no puede ser ignorado por quienes tienen la representación política en los tres niveles de gobierno.