Café Político

 

 

Energía: sin calma, México va a chocar con EU
¿Quo vadis? Válida pregunta en medicamentos
Mario Delgado recibe a Morena en obra negra

  Plausible la hipótesis de que la carta de congresistas norteamericanos al reclamar políticas energéticas de México es sólo una táctica más de campaña electoral, pues allá están en lo más encarnizado de su elección presidencial.

  Aquí podrán decir lo mismo. El Presidente Andrés Manuel López Obrador también está en campaña y fue obligada la dura respuesta a los congresistas y el amago de reforma constitucional que afirme la soberanía en materia de energía.

  Todo bien, si eludimos considerar amenazas a la soberanía lo que ellos ven solo como petición de trato equitativo a sus intereses en el sector. Serenémonos y con talento político evitemos un inoportuno choque con la locomotora estadunidense.

 

 

¿A quién beneficia el dinero público?
Acuerdo resolvió adeudo de agua a EU
Fideicomisos: falacia del dinero ocioso

  Curioso hacer discusión pública el tema de la inversión de dinero público y la dicotomía gobierno-empresa planteada desde Palacio Nacional, un claro rechazo a vincular inversiones con el sector privado.

  Es una discusión fútil, porque al final, toda inversión pública, hasta la de las grandes obras sexenales, es para sustentar y respaldar el quehacer del sector privado en su contribución al desarrollo nacional.

  Uno supone obsoletas actitudes como la de don Samuel Ruiz. No quiso planteles técnicos en Chiapas para eventualmente abrir maquiladoras. “no quiero que mi gente sea mano de obra del capitalismo”. Nada cambió en Chiapas.

 

 

Ofensiva en la OEA, ¿respuesta mexicana?
Pemex: ¿cederán control a su sindicato?
Un tanto por la autonomía de la Corte

  Durante su participación en la Asamblea General de la OEA, el subsecretario de la SRE Maximiliano Reyes Zúñiga, acusó al secretario general Luis Almagro de generar en Bolivia inestabilidad, violencia y desorden constitucional.

  Acusó al chileno Almagro de “intervenir en los asuntos internos de nuestros Estados y lastimar nuestras democracias, lo que ocurrió en Bolivia no debe repetirse” advirtió el representante de México.

  Si, como todos saben, Almagro actuó en concordancia con Washington, esta ofensiva de la cancillería aprovecha el interregno electoral en Estados Unidos. No habrá respuesta, siempre y cuando el ganador de la elección no quiera meterse en Bolivia.