Café Político

 

 

Caravanas por paz, ¿variable electoral?
Democracia, ¿salta pa´atrás de 47 años?
INE y su aún democrática estructura

  El oficialismo cree haber construido solido muro con ladrillos de arrogancia, prejuicios y fundamentalismo laico para descalificar la convocatoria que harán en sus templos e iglesias los evangélicos y católicos el próximo domingo contra la violencia y a favor de la vida, la verdad y la libertad.

  Veremos, pues como cada cabeza es un mundo y cada cura y pastor hablará según las circunstancias de su feligresía. Podrían repetir lo dicho el pasado fin de semana por el Obispo de Cuernavaca, Ramón Castro.

  ¿Y si todos usan el mismo lenguaje? ¡Imagínense! El prelado pidió a sus feligreses “castigar con su voto a los malos gobiernos que no quieren o no saben garantizar la seguridad, la justicia y la paz en Morelos y el país”.

 

 

CNTE: peón del ajedrez presidencial
Al Poder Judicial: “si te defiendes, me agredes”
¿Inoportunos malquerientes de Martí Batres?

  En este generoso espacio de El Economista se dio el beneficio de la duda a la CNTE al afirmar que si la coordinadora magisterial insistía en el plantón del Zócalo sería parte del intento oficial para que fuera desairada la marcha de la opositora “Marea Rosa”.

  Ayer, Pedro Hernández, dirigente de la sección 9 de la CNTE, reveló a los reporteros que le llamaron la titular de Gobernación, Luisa María Alcalde Luján, y la de Educación Leticia Ramírez le ratificaron que la mitad del Zócalo era para ellos.

  Así las cosas, que cada quien interprete el reborujo inducido por el Gobierno de la República, a sabiendas de que, cuando de campaña se trata, se valen todas las estratagemas, pero ingenuo será quien se crea la versión oficial de este episodio de la campaña por la Presidencia.

 

 

El bumerang del “sonríe ya ganamos”
CNTE: en 12 días sabremos si es peón o rebelde
Chiapas: entre la crueldad y la indiferencia

Nunca aceptará el oficialismo, entre otros factores, el error cometido en 2006, cuando dos meses antes de las elecciones presidenciales machacaban con aquel spot de “sonríe, ya ganamos”.

Hoy, a 16 días de las elecciones presidenciales, Mario Delgado y todo Morena se dio cuenta que sus triunfalistas consignas de “ya ganamos”, “la elección es mero trámite” podrían alentar inconveniente abstencionismo de sus militantes y simpatizantes.

Desesperados, pusieron en marcha agresiva campaña para sacar a votar a sus huestes y simpatizantes. Quizá logren movilizar a todos los millones de votantes que desean, pero el descuido les costará inesperada fortuna. Ni modo, dirán, hacer política exige mucho dinero, de preferencia ajeno.