Café Político

 

 

¿Por qué dejan campo libre al cártel CJNG?
Lánguidos, los procesos del Tribunal Electoral
La narrativa multiusos de Palacio

  Desde los años 80, cuando Cuauhtémoc Cárdenas calificó como violación de la soberanía estatal la incursión federal contra narcotraficantes en el michoacano municipio de Aguilillas, no había un repliegue tan evidente de la Federación.

  No se trata únicamente de la indefensión de los habitantes de Tepalcatepec por cotidianas incursiones de los sicarios, se trata de que extienden su ofensiva hasta Aguilillas, lugar de nacimiento de Nemesio Oceguera, cabecilla del cártel.

  Los habitantes de la frontera Jalisco-Michoacán están indefensos. Los sicarios ya ocupan un corredor territorial y han iniciado sistemático cobro de extorsiones y despojos e impunemente suplantan al Estado. Ah, pero no hay guerra, nos presumen.

 

 

¿Quieren una Comisión Federal Electoral?
Cortinas de humo, por diluvio que viene
Vital controlar el ambulantaje en CDMX

  Para cumplir el encargo de Palacio Nacional, el dirigente nacional de Morena Mario Delgado se unió a Félix Salgado Macedonio para protestar contra el INE y manifestarse contra el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

  Y, como dirigente del Partido Oficial, aprovechó para lanzar amenazas que, por la veda, en Palacio Nacional ya no pueden lanzar. Advirtió que es indispensable desaparecer al INE.

  Quizá Mario Delgado y Palacio estarían contentos si se recreara la Comisión Federal Electoral que hace 39 años dirigía el titular de Gobernación. Resolvía todos los asuntos electorales. Era disciplinada, y baratísima, una ganga, dirían los austeros.

 

 

Libros de Texto: ¿volantazo ideológico?
Neutralidad del árbitro de las elecciones
Entra México a la geopolítica de las vacunas

  Ha rechazado Max Arriaga, director de Materiales Educativos de la SEP, rediseñar los contenidos de los libros de texto gratuito “con las armas melladas que nos hereda un sistema capitalista centrado en la competencia”.

  Habla de la participación de “un colectivo docente capacitado y ansioso por corregir este ambiente monológico”, y, dijo, “a diferencia de la convocatoria de mayo de 1959 que sólo recibió 44 propuestas”.

  Da la sensación de que lo de “no honorarios a diseñadores” fue cortina de humo para disimular un giro ideológico, después, dice Arriaga, “de 62 años de sometimiento”, en referencia a la creación de los actuales libros de texto gratuitos. ¿Sometimiento?