Café Político

 

Las vacunas, factor en la ecuación electoral
PAN lento, frente a la rapidez de Bucareli
¿Un Plan B para revocación de mandato?

  La ineficacia de los mandos de la Secretaría de Salud forzó al Presidente López Obrador a usar las habilidades del canciller Marcelo Ebrard para conseguir las vacunas contra la pandemia Covid 19.

  Sin ser “científico”, eficazmente contrató vacunas y las consiguió donadas, pero, en Palacio se dieron cuenta del alto perfil que adquirió y su eficacia alteró la ecuación de la sucesión al Presidente.

  Aunque el equipo de salud siga hecho bolas con medicamentos, por razones electorales y sucesorias, ahora deberá comprar vacunas. Nada nuevo. Recordemos lo dicho por Carlos Urzúa, el ex de la SHCP: “todo lo ve a través del cristal electoral”.

 

 

¿Lidiará Morena con la influencia militar?
El CIDE es sólo campo de pruebas
Sólo queda lidiar con agencias de inteligencia

  Al no aceptar que el fracaso de la regla oficial de “servidores públicos 90 por ciento leales y 10 por ciento capaces” sólo ha dejado funcionarios de excelsa incompetencia, el Gobierno de México se ve forzado a suplir con militares a los ineficaces civiles.

  Aunque pocos como quien esto escribe saben y reconocen de la inquebrantable lealtad institucional de los soldados y marinos de México, debe reconocerse que es inevitable la influencia política de los puestos civiles asignados.

  Quizá al oficialismo, afanado en que el Gobierno llegue cubierto de éxitos al fin del mandato, a pesar de su autoconfianza, le será muy difícil ignorar la opinión militar en el proceso de la sucesión. Cosas que pasan cuando se subestima o sobreestima.

 

 

Devastador cortoplacismo en Salud
Populismo y reflexión papal
Reconciliación o crisis, opciones del PAN

  Resultado de la fusión de dos instituciones, BIRMEX fue hasta hace pocos años institución ejemplar, donde se produjeron todas las vacunas que México requería para sus programas y hasta para la exportación.

  A pesar del diagnóstico que le vendieron al Presidente los doctores Jorge Alcocer y Hugo López Gatell, no repararon “los daños del neoliberalismo” a BIRMEX, sólo se ocuparon de aprovecharlo como ínsula de su poder burocrático.

  Por la incompetencia para cumplir con la distribución de medicamentos del anterior director de BIRMEX, envían al general Jens Pedro Lohmann, solución cortoplacista para resolver la ineficacia civil y cumplir con la promesa presidencial. Como dijo el clásico: ¡al carajo! Con el real expertise de la paraestatal.