Comentario con López-Dóriga

Un problema de austeridad

  Como hace 11 años, la FAA, agencia federal de aviación de Estados Unidos, degradó a categoría 2 la seguridad aeronáutica de México.

  Las explicaciones de no pasa nada suenan a las que yo daba cuando me caí al salir del banco y me dolía terriblemente la rodilla sangrante por el zacatazo.

  Ya sabemos que, como hace once años, el problema se arreglará con dinero. 150 millones, según el director de la Agencia Federal de Aviación Civil de México, Carlos Antonio Rodríguez, el costo de las 180 nuevas plazas para cumplir con la exigencia estadunidense.

  Lo que prueba que el origen del problema, como tantos otros estuvo la práctica de recortar presupuestos al estilo del histórico Borras.