Comentario con López-Dóriga

Una relación especial

  Hay polémica porque el presidente de Cuba Manuel Díaz-Canel visita México para las Fiestas Patrias.

  Los críticos de la visita argumentan que en Cuba hay una dictadura que recientemente encarceló manifestantes. Tienen razón, pero desde 1962, cuando México fue el único que no rompió relaciones con Cuba, hay una relación especial, con claroscuros, pero ocasionalmente uno de los dos ha sacado ventaja.

  Como cuando con su asistencia a la toma de posesión de Carlos Salinas de Gortari el 1 de diciembre de 1988, Fidel Castro avaló las elecciones.

  A pesar de la retórica, en las relaciones entre las naciones nadie inteligente, debe hacerse ilusiones. Lo dijo mejor hace 20 siglos el romano Séneca: “El que no quiera vivir sino entre justos, viva en el desierto”.