Comentario con López-Dóriga

Tapadismo remasterizado

  En los tiempos del tapadismo del siglo pasado la etapa de mayor poder de un Presidente era al momento de escoger al candidato del Partido Oficial, pues todos los aspirantes y sus grupos buscaban congraciarse con el Presidente y atentos a donde apuntaban sus gestos o señales.

  Aunque el Presidente López Obrador nos dice que no hay tapados, estamos en esa etapa, porque la transformación es simple regreso al pasado.

  No hay tapados, pero insiste que el candidato oficial saldrá de encuestas, ese moderno método que, como antes, significa lo que diga mi dedito.

  Está claro que el Presidente disfruta traer a los aspirantes presidenciales y a todo el oficialismo, de acá para allá, como loros a toallazos.